Prueba: Garmin Edge 520

Exprimimos uno de los ciclocomputadores de referencia dentro del catálogo de Garmin, que además de brindarnos las más avanzadas opciones de entrenamiento, nos ofrece segmentos en tiempo real de Strava y la posibilidad de controlar cicloentrenadores indoor para rentabilizar al máximo nuestros entrenamientos sobre el rodillo.
J. Calderón - J.V. Gisbert - S. Palomar -
Prueba: Garmin Edge 520
Pruebas de material

Garmin, la firma especializada en dispositivos GPS, es un claro ejemplo de designación metonímica de una marca comercial; es decir, cuando el objeto -un ciclocomputador con GPS- toma el nombre de su inventor o del fabricante que lo ha popularizado -Garmin-. ¿Quién no ha escuchado alguna vez datos sobre una ruta, marcha o carrera añadiendo la coletilla "según mi Garmin" aunque el dispositivo que los ha medido sea de otra marca?

El modelo probado sustituye al 510, reduciendo sus dimensiones unos milímetros manteniendo el tamaño de la pantalla y arañando unos veinte gramos, logrando una unidad de tamaño compacto que, como veremos, tiene poco que envidiar a las prestaciones que ofrecen otras unidades más voluminosas y pesadas. Incluye soportes para la potencia o el manillar junto a la versión que lo adelanta 6 cm respecto al centro de la parte superior del manillar. Ambos sistemas proporcionan una sujeción firme y fácil de instalar.

La lista de funciones es interminable, resultando más sencillo enumerar las que no posee: pantalla táctil, navegación y Wifi. En el primer caso, sus siete botones distribuidos por los laterales nos permitirán movernos entre todos los menús y opciones, a costa de un periodo de aprendizaje para descubrir qué función tiene cada uno. El cambio de la pantalla táctil y dos botones del 510 a los siete botones del nuevo 520 puede parecer un paso atrás, pero hay usuarios que aún los prefieren frente a las pantallas táctiles y, sobre todo, consiguen reducir el tamaño del dispositivo.

En cuanto a la navegación, esta no es completa y no permite diseñar rutas, buscar un destino u otras funciones de navegadores más potentes, pero sí cargar y seguir una ruta o situarnos en un sencillo mapa con las vías y poblaciones más importantes. Finalmente, carecer del protocolo de comunicación Wifi no supondrá ningún problema, ya que podemos recibir o enviar datos conectándolo vía Bluetooth Smart a un smartphone que tenga instalada la app gratuita Garmin Connect, con la que gestionaremos todas las actividades y otras utilidades de la completísima aplicación y con la que visualizaremos en la pantalla de nuestro 520 los avisos y notificaciones que reciba nuestro smartphone, así como previsiones meteorológicas en tiempo real.

ENGANCHADOS A STRAVA

Una de las características más esperadas consiste en la integración con Strava, la popular y adictiva aplicación que nos permitirá, entre otras funciones, cargar y seguir segmentos indicándonos dónde comienzan, terminan, qué posición hemos logrado en la clasificación y enviarlo a la base de datos de Strava. Se acabó el finalizar la sesión y contar los minutos hasta que podamos subirla y ver cuantos KOM o PR hemos logrado. Eso sí, el proceso hasta lograr la integración con nuestro Garmin no es sencillo y debemos armarnos de paciencia y estar habituados a lidiar con dispositivos electrónicos y aplicaciones, además de ser usuario Strava Premium -de pago-.

Junto a las funciones más comunes, como mostrar las pulsaciones, potencia, cadencia y velocidad de los accesorios ANT+ que llevemos montados, destacamos la posibilidad de controlar cicloentrenadores indoor compatibles ANT+ FE-C -Fitness Equipment Control-, pudiendo modificar su resistencia y otras funciones; también es muy útil su integración con grupos electrónicos -Shimano Di2, Campagnolo EPS y el recién llegado SRAM eTap- para conocer el porcentaje de carga de la batería o qué desarrollo llevamos engranado. Tampoco podía faltar la opción de diseñar intervalos -las agónicas series-; objetivos de entrenamiento por tiempo, kilómetros o potencia; alarmas al subir o bajar de una zona fijada de pulsaciones, cadencia o potencia; marcar puntos -laps- del recorrido; personalizar todos los campos de datos en las diferentes pantallas; historial y estadísticas de los datos guardados; compartir archivos entre dispositivos compatibles; estimación de calorías consumidas y VO2 máx; cálculo de la relación W/kg; test FTP; control del radar y luces Garmin Varia, así como la cámara VIRB y básculas compatibles... y con seguridad nos hemos dejado algo en el tintero.

Los usuarios de ciclocomputadores con GPS que no puedan o quieran utilizar un modelo superior más grande y pesado -por lo general más caros-, pero no deseen prescindir de todas las funciones que hemos mencionado junto a la precisión y fiabilidad de Garmin, con toda seguridad acertarán con el 520.

GARMIN EDGE 520

Precio: 309 € (389 € con banda cardiaca, sensores de cadencia y velocidad).

Peso: 60 g (sin soporte).

Dimensiones: 72 x 48 x 21 mm

Incluye: Soportes estándar y con extensión -compatible con manillares 25,4 y 31,8 mm-, cable USB, correa de seguridad.

Distribuidor: Macario, 918 873 737. Vic Sports Afers, 972 268 299

Página web de Garmin 

Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...