Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Durante el último fin de semana de septiembre, en la celebración de 'Laurens Ten Dam Gravel Bike', tuvimos la oportunidad de probar el primer grupo específico para la pujante disciplina del gravel que llega al mercado de la mano de Shimano.
Desde Hellenthal (Alemania): José A. Pastor. Fotos: Irmo Keiser -
Nuevo Shimano GRX: específico para gravel
Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Entre las modalidades del mountain bike y la de carretera se sitúa una zona común a ambas. No es nueva ya que, quien más o quien menos, ha hecho pistas demasiado fáciles para su BTT, o ha acabado rodando por alguna pista con su bici de carretera. De hecho, la mayoría de practicantes de ciclocross se dedican a entrenar para las carreras con unas bicis bastante bien adaptadas para los caminos, pero más enfocadas a buscar el lado competitivo. Así, en las últimas temporadas hemos visto aparecer bicis con geometrías más relajadas que las de ciclocross, mayores pasos de rueda, incluso posibilidad de montar ruedas de 650b. No era más que una cuestión de tiempo que el mayor fabricante de grupos apostara por uno propio para el cada vez mayor número de adeptos al gravel.

Esta visión del segmento, de disciplina a mitad de camino entre el asfalto y la BTT, es la misma que tiene Shimano, que durante aproximadamente 2 años ha estado desarrollando el grupo GRX. Han tomado lo que han pensado que es lo mejor de cada uno de los mundos, lo han adaptado y finalmente introducen este producto, que comparte elementos de sus grupos de carretera y de montaña. Así surge el Shimano GRX que se presenta en tres versiones: RX400, con un nivel de construcción equivalente a Tiagra y Deore; el RX600, que ocuparía en la gama el escalón del 105, o SLX si hablamos de montaña; y como grupo estrella el RX800, que se encuentra a la altura de Ultegra y XT ,disponible, al igual que estos, en versión Di2.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

El cambio importa

Seguramente el comienzo del desarrollo de estos grupos se inició con la introducción hace algo más de un año del cambio Ultegra RX, cuyo diseño deriva de los sistemas Shadow Plus de BTT, que consiguen por un lado que el cambio quede más protegido y se oculte debajo de la vaina, y por otro lo inmovilizan frente a movimientos verticales, evitando el golpeteo de la cadena. Un cambio por el que incluso algunos apostaron para las clásicas de primavera de adoquines y que sirvió para dar forma definitiva al del GRX.

Efectivamente, el cambio trasero queda bajo la vaina, con lo que disminuye la posibilidad de enganchones en zonas con vegetación. El funcionamiento es preciso incluso sin hacer uso del embrague que evita los movimientos verticales del mismo, y una vez lo utilizas hace su trabajo en cualquier terreno para mejorar la calidad de funcionamiento y evitar los golpes de cadena.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Ingeniería japonesa. El cambio cuenta con tecnología RD+ con la que queda protegido y se evita el golpeteo de la cadena.

Corazón menospreciado

Según nos explican desde Shimano, el componente más difícil de diseñar es el desviador delantero, un componente que muchos pensamos que es secundario. Pues bien, han diseñado uno para el RX400 que es capaz de salvar un salto de 16 dientes (46-30) y otro que es capaz de trabajar con una diferencia de 17 dientes (48-31) para los RX600 y 800. Todo ello evitando roces, con un funcionamiento exquisito y pensado para una línea de cadena 2,5 mm más abierta, facilitando así a los fabricantes de cuadros utilizar ruedas más anchas.

Durante los recorridos de test que nos plantearon pudimos disfrutar también de la opción monoplato. Aunque es la alternativa que preferimos para esta disciplina, hay que reconocer que, con la suavidad y rapidez de subida y bajada de plato que ha logrado Shimano con los desviadores de este grupo, los dos platos son una opción que para nosotros gana fuerza y nos permite un mejor escalonado y rango de desarrollos, sobre todo si tenemos en cuenta que podemos apurar el plato grande hasta las coronas superiores sin roces. Hay que tener en cuenta que, a pesar de la habitual compatibilidad entre componentes de carretera y MTB de la marca, las bielas y el desviador de este GRX han de ir de la mano si queremos evitar problemas derivados de la línea de cadena.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Dos platos. Shimano ha puesto todo su esfuerzo en desarrollar un desviador capaz de ofrecer un funcionamiento óptimo fuera de la carretera.

Mejoras que te facilitan la vida

Las manetas desarrolladas para el GRX aportan, en nuestra opinión, dos grandes ventajas. La primera es ergonómica, sobre todo en las de accionamiento electrónico, al contar con un reborde que evita que la mano pueda salir hacia arriba. Una característica que se complementa con la textura superadherente de la goma de los escaladores. La segunda son las palancas, a las que se ha dotado de un diseño que facilita alcanzarlas con los dedos, incluso si utilizamos los habituales manillares abiertos que suelen montar los aficionados al gravel.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Agarre firme. Las manetas, que tienen superficie antideslizante, son planas en su parte frontal y modifican su forma para mejorar su uso.

Las claves son de nuevo una superficie rugosa para percibir mejor la palanca y, además, se ha subido 18 mm el punto donde articula para frenar, con lo que se facilita enormemente su accionamiento cuando llevamos las manos sobre los escaladores. Otro aporte que hace Shimano es la posibilidad, si utilizamos monoplato, de usar la maneta izquierda para controlar tijas telescópicas. Al igual que en los grupos de carretera, las manetas Di2 disponen de pulsadores extras en la parte superior que podemos programar a nuestro gusto para, por ejemplo, controlar el ciclocomputador.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

A mano. El punto de giro de las manetas, 18 mm más elevado, hace que frenar desde los escaladores sea más sencillo y efectivo.

Los frenos son precisos y cuentan con un tacto excelente al combinar lo mejor de sus hermanos de BTT y de carretera. Adquieren la tecnología Servo Wave para lograr una elevada potencia de frenada desde que comenzamos a apretar la maneta, pero se incrementa de forma lineal según vamos haciendo más fuerza. Las pinzas son flat-mount, al igual que en los modelos de carretera. Como añadido, el diseño del conjunto permite montar una maneta auxiliar horizontal a semejanza de las utilizadas en ciclocross hasta la llegada de los frenos de disco. En las salidas con lluvia y bastante barro, los frenos cumplieron a la perfección de principio a fin.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Compactas. Las pinzas de freno utilizan el cada vez más habitual anclaje flat-mount. Gracias al sistema Servo Wave se combinan potencia y un tacto lineal.

Para redondear

Shimano mantiene la filosofía de englobar en sus grupos todos los elementos necesarios, más allá de la transmisión. Por ello, no podían faltar las ruedas. Utilizan llantas de aluminio asimétricas, perfil bajo y anchura interna de la garganta de 21,6 mm, muy similar a las de MTB, permitiendo un generoso balón de la cubierta y emplear menores presiones obteniendo así mejor agarre y mayor comodidad. Se trata de un par de ruedas para eje pasante de 12 mm, tubeless ready y con radios de tiro recto que mejoran la resistencia del conjunto y evitan el punto débil que supone el acodado de los mismos, cosa más a tener en cuenta para hacer uso de las mismas fuera de carreteras pavimentadas y firmes en mal estado. Cumplen a la perfección con su cometido y durante los tres días de la prueba mantuvieron la presión de los neumáticos. Están disponibles en diámetros de 700 mm y 650b.

Nuevo Shimano GRX: específico para gravel

Y, aunque se salga de lo que es el grupo GRX, Shimano ha complementado su apuesta por el gravel con las zapatillas RX8. Son ligeras y cuentan con una rígida suela Dynalast de carbono. Combinan un cierre BOA y un velcro, con una suela rebajada y sin tacos metálicos en la parte delantera. La puntera está reforzada para evitar desgaste por roce con la rueda y son cómodas si puntualmente tienes que caminar.