Pirelli P Zero Velo (Prueba)

La marca italiana vuelve al ciclismo con unas cubiertas de altas prestaciones en las que recoge algunas de las enseñanzas adquiridas en Fórmula 1 y Superbikes
Sergio Palomar -
Pirelli P Zero Velo (Prueba)
Pirelli P Zero Velo (Prueba)

Pirelli está de vuelta en el ciclismo y lo hace por la puerta grande con unas cubiertas de altas prestaciones en las que se recogen algunas de las enseñanzas adquiridas en la Formula 1 y en Superbikes. En su oferta inicial se incluyen 3 modelos para bici de carretera. En un extremo la TT, una cubierta ultraligera sin protección antipinchazos y una banda de rodadura mínima destinada, como su nombre indica, a esas ocasiones en las que arañar cada vatio es la única prioridad. En el otro extremo está la versión 4S ideadas para condiciones frías y terreno mojado. Nosotros hemos probado la opción intermedia que se postula como una cubierta de competición todo uso al nivel de las mejores opciones del mercado.

Para conseguirlo se elige una carcasa de tan sólo 127 TPI, algo que contrasta con la mayor densidad que solemos encontrar en otros modelos tope de gama. Aun así, el tejido empleado en su confección la hace ser flexible. Como dato, el diseño de la forma de la misma, una vez hinchado el neumático, se ha realizado mediante software de elementos finitos para asegurar una transición idónea entre la banda de rodadura y los flancos que faciliten tomar las curvas sin cambios en el agarre.

Por encima se coloca una banda de protección antipinchazos de aramida y se remata con la goma elaborada con el compuesto denominado Smartnet Silica. Se trata de una goma muy blanda al tacto en la que se incorpora un buen porcentaje de silicio para ayudar a mejorar el agarre en condiciones húmedas, algo a lo que también colaboran las ranuras de evacuación del agua situadas en sus flancos.

Estrenamos estas cubiertas precisamente uno de los primeros días de lluvia tras meses sin hacerlo, con lo que la carretera se encontraba en un estado bastante precario. Hasta rodarlas un poco y hacer que pierdan la pequeña capa protectora con la que se recubren los neumáticos para protegerlos durante el almacenamiento, el agarre es muy limitado. En cuanto pierden esa capa la cosa cambia sustancialmente y empiezas a fiarte cada vez más de ellas. Incluso ese mismo día, con el asfalto aún húmedo, ya nos atrevimos a encarar las curvas a la velocidad habitual.

Máximo potencial en las curvas

La percepción a la hora de rodar no dista de otras cubiertas tope de gama. Es a la hora de tomar curvas cuando sacan a relucir todo su potencial aportando un importante nivel de confianza. En estas condiciones lo que más nos ha gustado es la progresividad que muestran a la hora de tumbar sin tener en ningún momento esa sensación de escalón entre el centro y el flanco a la vez que se deforman lo justo para lograr la máxima superficie de contacto sin por ello flanear, algo que habla muy bien ya no sólo de la calidad de la goma sino de la de su carcasa.

Evidentemente, estas prestaciones tienen su peaje, el habitual en modelos de competición. La goma tan blanda se desgasta con mayor premura. Aunque tras la prueba todavía les queda bastante vida útil también es cierto que, especialmente la trasera, ha sufrido algún pequeño corte a causa de la suciedad de la carretera y nuestro test se saldó con dos pinchazos causados por pequeños alambres, algo que tan sólo un modelo tubeless con líquido sellante hubiera podido evitar. Mencionar también que la gran flexibilidad de su carcasa hace que sea muy sencillo montarlas y quitarlas de la llanta, incluso sin utilizar desmontables, sin por ello renunciar a una sólida fijación gracias a sus prominentes aros que se enganchan a la garganta de la llanta con un sonoro ‘clack’ a poco que las inflemos.

A falta de haber podido afrontar grandes puertos con ellas, son unas cubiertas que nos dejan un fenomenal sabor y, sin ser para machacarlas todos los días -para ello resultan mejor sus hermanas 4S, por su mayor rango de uso y durabilidad- sí son perfectas para darlo todo en la salida dominical o en esas marchas en las que cada detalle cuenta a la hora de arañar unos vatios. No cabe duda de que Pirelli ha vuelto al mundo de la bici sin medias tintas.

Pirelli P Zero Velo

Precio: 42,90 € (Velo y Velo TT), 46,90 8 (Velo 4S)

Peso: 207 g (P Zero 700x25c)

Versiones: P Zero Velo, P Zero Velo TT y P Zero Velo 4S

Medidas: 700x23c, 700x25c (sólo en TT y 4S) y 700x28c (sólo en TT y 4S)

Distribuidor: Team Bike S.L., 965 68 15 54

Web: velo.pirelli.com

Te recomendamos

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...