Reloj Polar Vantage M (Prueba)

Pese a no ser específico para ciclismo, nos parece una opción muy útil para quien busque un reloj GPS multideporte, con funciones más que suficientes para un cicloturista. Cuenta con dos puntos importantes a su favor: la medición precisa de las pulsaciones y su amplia autonomía.
Joaquín Calderón. -
Reloj Polar Vantage M (Prueba)
Reloj Polar Vantage M (Prueba)

A la espera de descubrir las novedades que seguro que Polar está desarrollando en su gama específica para ciclismo -si quieres conocer más detalles sobre el superventas M460 puedes leer una prueba en nuestra revista hermana Bicisport-, ahora os presentamos el hermano pequeño de la colección Vantage, la nueva familia de Polar en la que destaca la versión V, el sucesor del exitoso reloj de triatlón V800. Sin embargo, nosotros nos hemos fijado en este M, que sustituye al M430, por dos motivos: su precio, que es sensiblemente inferior respecto al tope de gama, y sus más que suficientes funciones para un cicloturista que busque un dispositivo GPS multideporte.

El primer cambio de la gama Vantage respecto a los relojes anteriores salta a la vista, ya que la marca finlandesa ha dejado de lado las cajas cuadradas para apostar por diseños redondos más finos y con una estética cercana a los relojes urbanos. El Vantage M es ligerísimo, apenas pesa 45 gramos, y la correa ofrece un amplio rango de ajuste, una cualidad fundamental para que funcione correctamente la medición de pulsaciones en la muñeca.

De hecho, la nueva tecnología Precision Prime que Polar ha incluido en la gama Vantage es el gran valor de este reloj. El M utiliza exactamente la misma tecnología óptica que el V, basada en nueve LED, cinco rojos y cuatro verdes, para alcanzar diferente profundidad bajo la piel, además de cuatro sensores eléctricos de contacto. En otros relojes con este sistema de registro hemos percibido pérdidas o mediciones extrañas; sin embargo, esta nueva tecnología de Polar ofrece la mejor precisión de registro que hemos probado hasta ahora en un dispositivo de muñeca, lo que a algunos les hará plantearse por fin abandonar la banda pectoral. Además, funciona igual de bien en natación.

Reloj Polar Vantage M (Prueba)

Reloj Polar Vantage M

Mucha autonomía

La diferencia principal del M respecto al V es que la versión más económica no ofrece la medición de potencia cuando corremos a pie. Para los que montamos prioritariamente en bici no debería ser un problema, aunque sí puede ser más molesta la ausencia de sensor barométrico, por lo que la medición de altura la da por GPS, lo que impide que muestre la pendiente instantánea. Sin embargo, la captación de satélites es casi inmediata -cuenta con GPS y Glonass- y, sobre todo, nos ha sorprendido para bien la duración de la batería.

Polar anuncia 30 horas con la máxima precisión de GPS y pulsómetro, algo que hemos comprobado durante diez días acumulando más de 25 horas de actividad y el uso habitual como reloj, utilizando en alguna ocasión la función de medición instantánea de las pulsaciones. Lo hemos probado en rutas, en paralelo con un M460 y otros dispositivos de la competencia, y las mediciones son prácticamente idénticas tanto en kilómetros como en desnivel acumulado.

Tiene conectividad Bluetooth Smart, lo que permite emparejarlo con los sensores de velocidad y cadencia de Polar y con un amplio número de medidores de potencia del mercado -PowerTap, Quarq, power2Max, Kéo Power…-; nosotros lo hicimos con las bielas Rotor 2INpower. En este caso, ofrece métricas simples como potencia instantánea y media; potencia máxima; potencia de vuelta; y balance de potencia izquierda/derecha. Son suficientes para entrenar, pero quizá en el futuro podría actualizarse y ofrecer, como el M460, métricas como la potencia normalizada o segmentos de Strava en vivo.

Funciones interesantes son la evaluación del progreso, que te indica si el entrenamiento ha sido productivo, escaso, de mantenimiento o si te has pasado y corres el riesgo de sobreentrenamiento, y la del monitoreo de la actividad diaria y del sueño, una herramienta que es muy útil para comprobar cómo estamos recuperando después de entrenar. Como es habitual en Polar, la aplicación Polar Flow sincroniza el teléfono y el reloj para descargar en ella nuestras sesiones de entrenamiento.

Podemos vincular nuestra cuenta a otras aplicaciones como Strava o TrainingPeaks y cada vez que subamos una actividad a Flow esta se sincronizará automáticamente. Desde Flow podemos gestionar los diferentes perfiles de deportes -hay 130 para elegir- y los datos que queremos visualizar en cada perfil. En total, se pueden configurar** hasta 10 pantallas diferentes por deporte, con cinco datos en cada una de ellas**. En la versión actual no tiene notificaciones, aunque es una de las actualizaciones futuras, al igual que la función de navegación sencilla 'vuelta al inicio'.

A pesar de que no es específico para ciclismo, nos parece un reloj muy útil para los que combináis varios deportes y cuenta con dos puntos muy a su favor: la medición precisa de las pulsaciones y su amplia autonomía.

Reloj Polar Vantage M (Prueba)

Reloj Polar Vantage M

POLAR VANTAGE M

Precio: 279 €

Peso: 45 g

Dimensiones: 46 x 46 x 12,5 mm. Pantalla de 1,2”

Colores: Negro, blanco, rojo.

Opciones: Soporte para manillar.

Distribuidor: Polar Electro Ibérica S.A., 902 64 64 93

Web: www.polar.com/es

Te recomendamos

SKS organiza sus nuevas bolsas para bici en tres familias, y entre ellas, la de MTB e...

Si eres de los que acostumbra celebrar el 14 de febrero con tu “media naranja”, sea c...

MMR estrena garantía de por vida: todos los cuadros y horquillas de sus modelos de ca...

La incorporación de los frenos de disco a las bicis más rápida del pelotón sigue impa...

Porque Mojácar tiene que estar en esa lista de Grandes Fondos que recorrer antes de m...

La nueva Quartz Aero Disc de BH es una auténtica bici todoterreno para afrontar rutas...