Prueba: Corima S MCC

Corima ha evolucionado su modelo estrella con unos llamativos bujes de carbono que se suman a los radios tubulares de carbono y su característica ligereza para volver a ofrecer un rendimiento exquisitio.

Sergio Palomar / www.ojodepezfotografos.com

Pruebas de material
Pruebas de material

Con las ideas bien claras, Corima continúa mejorando sus espectaculares ruedas, dignas de todo un ganador del Tour como Vincenzo Nibali y el resto de componentes del equipo Astaná a quienes la firma francesa provee. Esta vez ha caído en nuestras manos la última evolución de su modelo estrella S, que añade un a su nombre. Las novedades se centran en los llamativos bujes de carbono, que ahora cuentan con un eje de titanio y aluminio de 17 mm de diámetro para aumentar su solidez. El núcleo de la rueda trasera, fácilmente desmontable sin herramientas, consiste en un sencillo sistema de tres trinquetes y, como es habitual, se encuentra disponible tanto para Shimano/SRAM como para Campagnolo.

El rodar, al menos estando nuevas, es simplemente exquisito. El apellido MCC que llevan hace referencia a la construcción con radios tubulares de carbono, que además de aligerarlas al máximo consiguen que se comporten como una única pieza de gran robustez, aspecto que queda patente en su rigidez lateral al realizar apoyos fuertes en curvas o ponernos de pie y balancear la bici aplicando toda nuestra potencia. La ligereza, otra de sus principales virtudes, se percibe a la hora de escalar  añadiendo agilidad a la bici. Sin embargo, no se refleja todo lo que debería en las aceleraciones, que no terminan de ser lo fugaces que se esperaría en unas ruedas de poco más de 1 kg, algo que achacamos a la disposición pareada de sus radios, 12 tanto delante como detrás, que concentra la masa en menos puntos de la circunferencia. Cierto es que como contraprestación somos capaces de mantener unos ritmos constantes muy elevados. Hemos probado la versión con llanta de 32 mm, intermedia entre las otras dos disponibles de 24 o 47 mm. Si bien se ha mejorado la aerodinámica respecto a anteriores modelos, rodando rápido en el llano toca poner bastante de nuestra parte -también hemos de decir que veníamos de probar unas ruedas de 62 mm- y el viento lateral afecta más de lo que podríamos esperar en una llanta de esta medida, sin duda un aspecto a pulir teniendo en cuenta lo que han avanzado en este aspecto muchos de sus competidores.

Sin embargo, es el pequeño peaje que hay que pagar por contar con unas ruedas polivalentes capaces de rendir a altísimo nivel en prácticamente cualquier terreno, con especial mención a las subidas y sobre todo a las bajadas, donde se muestran tremendamente ágiles y sólidas. Las Corima S MCC se acompañan de unas zapatas de corcho de la propia marca, que al menos en las condiciones de terreno seco de la prueba logran una frenada bastante contundente y continua, sin pegas en un punto que suele ser crítico cuando hablamos de llantas de carbono. Aquellos que rodéis habitualmente por zonas montañosas, os guste el material más exclusivo y pedaleéis buscando arañar  cada segundo sois perfectos candidatos para añadir estas S MCC a vuestra lista de la compra.

CORIMA S MCC

Precio: 3.290 €

Peso: 1.090 g. 460 g. (del), 630 g (tras)

Colores: Blanco, rojo, azul, amarillo, rosa, gris, negro mate, negro brillo.

Incluye: Cierres rápidos, alargador de válvula, zapatas de freno, bolsa de transporte.

Distribuidor: Bike Office S.L., 93 790 73 18

Página Web de Corima