Prueba - MMR Adrenaline SL: cerca del cielo en Gamoniteiro y Trobaniello

Un recorrido precioso en Asturias, comenzando muy cerca de Oviedo, nos permitió probar a fondo la MMR Adrenaline SL, una bicicleta con muy buenos argumentos con un precio por debajo de bicis con montajes similares.

Texto Joaquín Calderón | José V. Gisbert Fotos Dani AP @daniapphoto

MMR Adrenaline SL: cerca del cielo
MMR Adrenaline SL: cerca del cielo

La cima mítica de L’Angliru es un gran polo de atracción para el cicloturismo, este año aún más por su presencia en el recorrido de La Vuelta, pero fue la primera ascensión que descartamos cuando planeamos con el equipo de MMR una ruta por Asturias para probar cerca de la casa de la marca su bicicleta tope de gama, que este año recibe pequeñas modificaciones como el cableado totalmente interno.

El coloso ya tiene suficiente protagonismo por la leyenda del Chava o ser la última victoria de Contador, condiciona el diseño de la ruta porque no tiene otra alternativa desde la cima que volver a Viapará, y, sobre todo, tanto mi compañero José Vicente como yo, ya lo conocemos y su dureza nos echa bastante para atrás. Eso sí, si no lo habéis subido es un lugar de peregrinación obligatoria, no sólo por ser un icono de la ronda española, sino por la mezcla de dureza y paisaje espectacular.

mmr adrenaline tres ciclistas prueba
Probamos la MMR Adrenaline con un guía de lujo: Samuel Sánchez, campeón olímpico en Pekín 2008.

El recorrido de la etapa de Colladiella, Cobertoria, San Lorenzo y Farrapona era una opción atractiva, pero más complicada logísticamente, por lo que nos pusimos manos a la obra en el diseño de una etapa circular con salida y llegada cerca de la capital del Principado de Asturias. Mi compañero José Vicente, habitual de la zona, pero poco explorador, ya que prefiere rutas rápidas a largas jornadas sobre el sillín, llevaba varios años queriendo publicar un reportaje del Alto del Gamoniteiro, una pista asfaltada de unos 6 km que sale desde poco antes de coronar la Cobertoria desde Pola de Lena y que conduce a unas antenas repetidoras de la señal de televisión, situadas a 1.770 metros de altitud. Así, con el Gamoniteiro como punto de paso fijo, retomamos el diseño de una ruta que teníamos muchas ganas de completar desde hace varios años, ascendiendo primero por el Cordal y después descubriendo Trobaniello, puerto del que sabía de su existencia hace más de una década gracias al foro de altimetrias.com La espera para subirlo ha merecido la pena. El alto del Tenebreo sería a priori la última tachuela antes de cerrar la ruta, pero aunque otros compañeros nos habían avisado -y lo habíamos visto en la web de altimetrías 39x28, la  referencia si queréis planear rutas en  Asturias-, se convirtió en nuestro  particular Angliru.

mmr adrenaline tres ciclistas
Un viaje exprés de apenas 24 horas para disfrutar de la ruta, en la que tendríamos como acompañante en los primeros kilómetros a Samuel Sánchez.

GUÍA DE LUJO

Si algo hemos aprendido este año, es que hay que aprovechar las oportunidades para llevar a cabo proyectos, dando importancia al pequeño detalle, pero sin que este nos condicione. Por eso, cuando conseguimos cuadrar las agendas con los chicos de MMR nos embarcamos en un viaje exprés de apenas 24 horas para disfrutar de la ruta, en la que tendríamos como acompañante en los primeros kilómetros a Samuel Sánchez, campeón olímpico en Pekín 2008 y embajador de la marca. Como regalo, el día D, después de algunas jornadas de lluvia, amanece espectacular y desde el comienzo nos damos cuenta de que la ropa de invierno nos va a sobrar. Llega Samuel, nos saludamos con la distancia social correspondiente y nos echa una mirada de escrutinio. Comenzamos a comentar la ruta y se adelanta: “¿Pero vosotros sabéis lo que tenéis por delante?”. Sí, lo intuimos, pero tenemos todo el día por delante. Bromeamos, incluso, con la posibilidad de que se nos haga de noche. Comenzamos la ruta en El Caleyu y nos dirigimos hacia Riosa mientras José Vicente y yo nos alternamos rodando al lado de Samuel. Tenemos que aprovechar ahora porque sólo puede acompañarnos hasta el Alto del Cordal y las preguntas se acumulan. Así, entre los inevitables comentarios sobre la pandemia, las experiencias de los profesionales con los grupos electrónicos de SRAM -las tres bicis lo llevan- y los rumores sobre las novedades de Shimano, llegamos a la localidad donde comienza L’Angliru. Paramos para grabar el vídeo que podéis ver en nuestro canal de YouTube y comenzamos el Cordal, el primer puerto del día, por la vertiente por donde baja La Vuelta, famosa por las caídas de Olano o Igor Antón.

mmr adrenaline joaquin jvicente carretera
Un recorrido precioso que nos permitió probar a fondo la MMR Adrenaline SL

Samuel nos indica que es muy tendido y agradable, prácticamente sin coches. Lo conoce bien porque era el puerto que más veces subía anualmente durante su carrera profesional y a él le reconocen todas las personas con las que nos cruzamos, vayan andando o en coche. “Creo que me he convertido en un elemento más del paisaje”, asegura entre risas, a la vez que nos explica que para entrenamientos específicos se iba a Cotobello, que cuenta con pendientes constantes en torno al 8%, mientras que el Cordal por Riosa se mantiene en torno al 6,5%. Sigue en su papel de anfitrión y nos explica con detalle diferentes rutas de MTB en la zona e incluso de esquí de travesía, como la que culmina con una bajada por la carretera de L’Angliru cuando la nieve lo permite. De repente, suelta la bomba: “El Gamoniteiro, por Pola de Lena, es más duro que el Zoncolan”. José Vicente sentencia rápidamente con un “ya lo decía yo”, mientras defiendo que sí que es muy duro -se ascienden más de 1.400 m en quince km, con diez de ellos con pendiente media superior a los dos dígitos-, pero que el coloso italiano es otra cosa. Él insiste, lo damos por bueno porque es el único de los  tres que ha subido ambos y entre bromas  hacemos otras comparaciones de puertos que conocemos.

mmr adrenaline joaquin primer plano
No hay coches y el día es perfecto para probar la bici.

El reasfaltado para La Vuelta hace que el Cordal sea aún más agradable y con la charla vamos ganando altura rápidamente, demasiado para lo que aún nos queda por delante. Al fondo está el Cuitu Negro, nos señala Samuel, y coincidimos en la belleza de La Cubilla, un puerto que ya hemos subido, pero del que tenemos pendiente aún publicar una ruta. Llegamos arriba, nos despedimos aún con muchas preguntas y apenas cien metros después giramos hacia la derecha para tomar la carretera que nos llevará al alto del Cuchu Puercu, o Espines de Foz, y después a la carretera de la Cobertoria por Pola de Lena. Hasta el alto son unos 5,5 km en los que ganamos unos 250 m de altitud a escalones, en una carretera estrecha que nos ofrece una panorámica preciosa del valle que tenemos a nuestra izquierda.

Salimos de esta carretera, un atajo perfecto, cuando quedan unos 3 km hasta coronar la Cobertoria y coincidiendo con las rampas más duras de la ascensión, con pendientes del 12%. Aún no se lo he dicho, pero le he dejado a José Vicente la bici buena, la Adrenaline SL 00 porque lleva un casete 10-28. Yo llevo la versión 30, con SRAM Force eTap AXS, que, aunque pesa unos 300 g más, equipa una corona grande de 33 dientes, que en estas rampas comienzo a agradecer. Llegamos al desvío del Gamoniteiro y tomamos la pista que nos llevará a las antenas. El sol aprieta, la chaqueta sobra y el inicio suave por el bosque nos engaña, porque la pendiente de los siguientes 5 km baja en pocas ocasiones del 10% mientras los prados van ganando protagonismo. No hay coches y el día es perfecto para pedalear en un lugar muy tranquilo, donde sólo desentona la antena, que comenzamos a ver al final de la ascensión. Es un mal menor, porque sin ella seguramente no sería accesible con nuestras bicis. Desde arriba, la panorámica es amplísima.

GRAN DESCUBRIMIENTO

mmr adrenaline carretera subida
El Gamoniteiro ofrece un paisaje muy abierto cuando nos aproximamos a la antena de su cima

Regresamos a la Cobertoria y apuntamos para otro día la carretera que llega hasta el alto por Cortes, pero esta vez descendemos con asfalto perfecto -nada que ver con el estado que tenía cuando se cayó Alex Zülle bajando hacia Lena en 1993-, en una bajada muy rápida hasta Santa Marina, donde comenzará Trobaniello. Nos habían hablado muy bien de él y teníamos las expectativas muy altas, por lo que el comienzo, muy suave y cerrado, remontando el río Ricabo, fue un poco desalentador. En la localidad que da nombre al río, o quizá al contrario, el paisaje se abre y la pendiente comienza a incrementarse. Dos km después, en Bueida, cuando llevamos 7 km y aún nos restan 13 km hasta el enlace con el puerto de Ventana, el asfalto desaparece y deja paso a una pista en muy buenas condiciones en general -mucho mejor de lo que estaba en julio de este año el Colle delle Finestre, por ejemplo-. Llevamos neumáticos de 28 mm y son suficientes para afrontarla con garantías. Desde aquí comienzan a cumplirse las expectativas y lo que viene en los próximos kilómetros, sobre todo la recta posterior al pequeño parking del enclave de Los Garrafes, atravesando un frondoso bosque donde brillan los colores del otoño, es muy complicado de describir con palabras. Incluso se quedan cortas las estupendas fotos de Dani. Salimos del bosque y el regreso del asfalto nos anuncia que comienza la parte dura de verdad del puerto: cinco kilómetros en los que se alternan zonas de asfalto y tierra, rampas que se acercan al 20% y descansos.

MMRAdrenalineCAF 66
MMRAdrenalineCAF 66

La belleza no disminuye y gracias a la corona de 33 dientes mantengo una cadencia más alta que mi compañero de fatigas, sorprendido por la dureza y longitud del puerto. Terminan las herraduras, el paisaje se abre y tenemos un pequeño descanso al pasar por la ermita de Trobaniello, pero las rampas se tornan muy duras en una rampa hormigonada. Tras ella se ve una larga recta y pensamos que ya termina, pero de nuevo nos encontramos con otra rampa de hormigón durísima, con pendiente de más del 15%, que se abre paso entre las rocas, donde ya sí podemos dar por finalizada la subida. Los tres kilómetros que nos separan del puerto de Ventana, en ligero descenso, los disfrutamos. No queremos que se termine una subida que ya se ha convertido en uno de nuestros puertos preferidos.

mmr adrenaline bosque
Ni la tierra ni las rampas de Trobaniello fueron un problema con la Adrenaline

El inicio del descenso del puerto de Ventana, fronterizo con León, es muy sombrío y algunas curvas son traicioneras, así que lo disfrutamos descendiendo despacio. A medida que perdemos altura, la carretera se encañona en paralelo a la famosa Sendadel Oso y superamos los desfiladeros de Valdecerezales y Peñas Juntas, provocados por los ríos Teverga y Trubia. Deberíamos de haber parado ya a reponer fuerzas, pero el terreno favorable nos anima a seguir hasta Proaza, donde llegamos con 110 km en las piernas. Caemos en la tentación de las bebidas azucaradas, signo de que el día comienza a ser largo, pero bromeamos con la poca confianza que nos concedió Samuel, ya que estamos cumpliendo las previsiones. Retomamos la marcha y 4 km después giramos hacia Tenebreo. Recordamos que nos han avisado de que es duro, pero el primer kilómetro no parece para tanto y además tiene un par de curvas.

mmr adrenaline joaquin jvicente camino bosque
MMR Adrenaline SL: cerca del cielo

Tras un largo descanso de más de medio kilómetro, la pendiente retoma los porcentajes en torno al 8% y comienza a subir progresivamente por encima de los dos dígitos. El tiempo se para al dejar a la derecha el pueblo, donde arranca un tramo con rampas del 20% en las que la corona de 33 dientes no es suficiente y veo alejarse a José Vicente, más ligero. Lo superamos y redondeamos la jornada girando hacia Dosango para conocer el embalse de Alfiorios, superando antes otro tramo con varios rampones por encima del 15%. Descendemos a Argame por una carretera estrecha, en no muy buen estado y donde agradecemos los discos por el cansancio. Sólo nos queda el tendido ascenso final a El Caleyu, punto final a una ruta de 130 km y casi 3.800 metros de desnivel, en la que la Adrenaline ha sido una excelente compañera y de la que nos vamos completamente enamorados de  Gamoniteiro y Trobaniello.

ACTUALIZADA

Orientada al máximo rendimiento en carretera, el rediseño de la Adrenaline SL -el modelo tope de gama de la marca asturiana- ya incluye el cableado por el interior de la potencia y el manillar, mejorando su estética y aerodinámica; que junto a su equilibrada geometría y excelentes montajes -sin que se dispare el precio- la convierte en una opción difícil de mejorar.

mmr adrenaline primer plano puerta
 Incluye el cableado por el interior de la potencia y el manillar, mejorando su estética y aerodinámica; junto a una equilibrada geometría y excelentes montajes.

Geometría G2. Sus ángulos y cotas dejan claro el enfoque competitivo de la Adrenaline, pero sin caer en los excesos de otras marcas, que las acaba convirtiendo en bicis muy exigentes con nuestro físico. Tras varias horas de uso por todo tipo de asfalto -hormigón e incluso pistas de tierra- se agradece descubrir que la Adrenaline es una bici más cómoda y absorbente de lo esperado y que nos pide pedalear más kilómetros sin molestias.

 

Sus ángulos y cotas dejan claro el enfoque competitivo de la Adrenaline, pero sin caer en los excesos de otras marcas.
Sus ángulos y cotas dejan claro el enfoque competitivo de la Adrenaline, pero sin caer en los excesos de otras marcas.

Máxima calidad. Las ruedas, unas excelentes DT Swiss PRC-1400 Spline con llanta de carbono -de unos polivalentes 35 mm de perfil-, nos permitirán disfrutarlas miles de kilómetros gracias a su fiabilidad y eficaz absorción, manteniendo una alta rigidez lateral. Aunque las utilizamos con cubiertas convencionales con cámaras -las Hutchinson Fusion 5 de 28 mm que monta de serie-, también son compatibles con cubiertas de tipo tubeless si montamos unas válvulas específicas y líquido sellante.

mmr adrenaline rueda dt swiss
Las ruedas, unas excelentes DT Swiss PRC-1400 Spline con llanta de carbono -de unos polivalentes 35 mm de perfil-, nos permitirán disfrutarlas miles de kilómetros gracias a su fiabilidad y eficaz absorción.

Lujo inalámbrico. Tanto la versión SL 00 como la SL 30 montan los grupos más deseados, el SRAM eTap AXS -Red y Forceinalámbricos, con 12 coronas y frenos de disco. A su funcionamiento es muy difícil ponerle pegas, aunque los usuarios más sensibles achacan un salto muy grande entre las coronas de 10 y 11 dientes. Su frenada es potente y muy modulable, mientras que los cambios de plato y casete resultan rápidos y precisos, aunque creemos que aún no están a la altura del Shimano Di2 que monta de serie, por ejemplo, la Adrenaline SL 10.

mmr adrenaline inalambrico vert
Tanto la versión SL 00 como la SL 30 montan los grupos más deseados, el SRAM eTap AXS -Red y Forceinalámbricos, con 12 coronas y frenos de disco.

Fuera cables. Limpieza de líneas y más eficiencia frente al viento son los dos argumentos para guiar el cableado por el interior del manillar y la potencia. FSA aporta un ligero y cómodo manillar de carbono SL-K Carbon, y su potencia -con tapa de dirección- NS ACR; un conjunto que permite un movimiento del manillar sin fricciones ni topes al girar que queda muy bien integrado con la parte frontal del cuadro. Obviamente, todos los cables también van guiados por el interior del cuadro y la horquilla.

mmr adrenaline manillar
FSA aporta un ligero y cómodo manillar de carbono SL-K Carbon, y su potencia -con tapa de dirección- NS ACR.

Buenos detalles. Componentes como la tija de sillín de carbono FSA SL-K SP o el sillín Selle Italia SLR Boost Superflow encajan perfectamente con el montaje de la Adrenaline. Ya habíamos utilizado este mismo sillín en otras bicis de test, destacando su comodidad y ausencia de molestias durante toda la ruta gracias a su generosa abertura central Superflow y las reducidas dimensiones de la parte delantera de los modelos Boost; eso sí, los raíles eran de manganeso en lugar de los de carbono del modelo superior.

mmr adrenaline sillin detalles
 La tija de sillín de carbono FSA SL-K SP o el sillín Selle Italia SLR Boost Superflow encajan perfectamente con el montaje de la Adrenaline.

FAMILIA ADRENALINE

MMR Adrenaline SL30
MMR Adrenaline SL30

Las versiones Adrenaline utilizadas en la ruta incluyeron la SL 00 y SL 30, que sólo se diferencian en el grupo, SRAM Red o Force eTap AXS, respectivamente. Pero también está disponible una opción intermedia -SL 10- con idéntico montaje y grupo Shimano Ultegra Di2 por 5.099 €. Compartiendo el mismo diseño y geometría del cuadro SL, el Adrenaline 'a secas' utiliza fibra de carbono de módulo intermedio y montajes más asequibles para lograr una de las bicis de ruta con mejor relación calidad/ precio. La gama -todas equipan frenos de disco, al igual que las Adrenaline SL- parte de los ajustados 1.999 € del modelo 50, con grupo completo Shimano 105; seguida del 30, conShimano Ultegra mecánico y ruedas DT Swiss Spline P-1800 de carbono, por 2.699 €; y el modelo superior 00, con SRAM Force eTap AXS, componentes FSA de carbono y las mismas ruedas que el modelo 30, por 3.599 €. La versión fuera de serie que utilizó Samu, una Adrenaline SL Gold Edition Samuel Sánchez, fue diseñada por MMR para conmemorar el 12º  aniversario de su medalla de oro conquistada en los Juegos Olímpicos de Pekín. La MMR del exprofesional asturiano -actual embajador de la marca- se distingue del modelo 00 en las ruedas Vision SC 40, el sillín en su versión más ligera con raíles de carbono y, sobre todo, los detalles,  colores y gráficos en color oro repartidos por toda la bici.

mmr adrenaline primer plano bici sl
Adrenaline SL Gold Edition Samuel

MMR Adrenaline SL 00/SL 30

 

Cuadro

 

Cuadro Adrenaline SL-G2 Superlite Carbon Concept
Horquilla Adrenaline SL-G2 Superlite Carbon Concept
Tallas XS, S, M, L, XL
Colores Negro y plata, negro y rojo

 

Transimisión

 

Bielas SRAM Red/Force, platos 48/35
Desviador SRAM Red/Force eTap AXS
Cambio SRAM Red/Force eTap AXS
Mandos SRAM Red/Force eTap AXS
Cadena SRAM Red/Force

 

Ruedas

 

Ruedas DT Swiss PRC-1400 Spline Carbon 35
Casete SRAM Red 10-28/Force 10-33
Cubiertas Hutchinson Fusion 5, 28 mm
Frenos SRAM Red/Force, discos 140 mm

 

Componentes

 

Manillar FSA SL-K Carbon
Potencia FSA NS ACR
Tija FSA SL-K SP Carbon
Sillín Selle Italia SLR Boost Superflow

 

Cifras

 

Peso total 7,150/7,440 kg (talla M, sin pedales)
Precio 6.299 €/4.899 €
Distribuidor Sport Lifestyle, info@slsbikes.com
Web  www.mmrbikes.com



 

Los mejores vídeos