Estudio Fundación MAPFRE-Ciclistas:Cascos y lesiones en la cabeza

¿Aún dudas de la efectividad del casco? ¿Eres partidario de su obligatoriedad? El informe concluye que el casco previene alrededor de dos de cada tres lesiones en el cráneo y el cerebro graves o mortales.
Ciclismoafondo.es -
Estudio Fundación MAPFRE-Ciclistas:Cascos y lesiones en la cabeza
Estudio Fundación MAPFRE-Ciclistas:Cascos y lesiones en la cabeza

El Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre ha realizado un estudio sobre cerca de 2.400 ciclistas fallecidos y lesionados en los años 2010-2012 con el objetivo de valorar la importancia de las lesiones en la cabeza.

La principal novedad de este estudio es el análisis detallado de información reciente relativa a lesiones y secuelas producidas en siniestros de circulación en los que se ven implicados ciclistas en España. Podéis descargar el estudio completo pinchando aquí.

El estudio analiza la utilización del casco por parte de los ciclistas fallecidos en aquellos casos para los que dicha información estaba disponible. Prácticamente cinco de cada diez ciclistas fallecidos en 2012 no usaban casco, algo que deja patente la importancia del uso del mismo pues en el 57% de los casos se consideró que la causa principal de la muerte fue un traumatismo cráneo-encefálico. Una revisión internacional realizada por Fundación Mapfre en 2013, apoya esta teoría concluyendo que el casco es efectivo a la hora de reducir las lesiones en la cabeza, sobre todo las lesiones en el cráneo y el cerebro puesto que previene alrededor de dos de cada tres lesiones graves o mortales.

Varios estudios elaborados en distintos países del mundo defienden esta misma postura. Un ejemplo de ello es el realizado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico (NHTSA, EE UU) que determina que: “los cascos correctamente ajustados reducen el riesgo de lesión en la cabeza en hasta un 85%, y el riesgo de lesión cerebral en hasta un 88%”.

Otro importante aspecto a considerar en relación con la seguridad vial de los ciclistas es que una parte significativa de sus siniestros son accidentes por caída del ciclista a la calzada sin intervención de ningún vehículo a motor (en España, cerca del 20% de los siniestros mortales de ciclistas sucedidos entre 2008 y 2010, según un reciente informe europeo).

Un estudio elaborado en la ciudad alemana de Munster (elegida cinco veces como “Capital alemana del ciclismo”) determinó que entre el 28% y el 42% de todos los accidentes con ciclistas lesionados suceden sin otro vehículo implicado (el 28% se corresponde con los accidentes diurnos y el 42% con los accidentes nocturnos).

El casco proporciona una protección similar en los accidentes en los que la bicicleta es el único vehículo implicado (69 %) y en otros tipos de accidentes tales como colisiones con vehículos a motor (68 %).

Debido a la demostrada efectividad del uso del casco se está planteando establecer la obligatoriedad de este cuando se use la bicicleta. La propuesta ha divido a los distintos organismos y asociaciones entre los partidarios de su aprobación, que basándose en este tipo de datos creen necesaria su implantación puesto que el colectivo ciclista es el único en el que el número de víctimas mortales sigue aumentando, y los que se oponen que advierten que la implantación de esta medida podría disuadir a los potenciales usuarios de la bicicleta de su uso, dando al traste con el boom de la bicicleta como medio de transporte en los últimos tiempos en las ciudades españolas.

La evaluación más reciente del efecto de la obligatoriedad del uso del casco de ciclistas en Australia, realizada para el Ministerio de Transportes de dicho país por la Universidad de Queensland, concluye que “tras veinte años de funcionamiento de las leyes de uso obligatorio del casco de ciclistas en Queensland y la mayor parte de Australia, existe muy poca evidencia de que dichas leyes sigan desincentivando dicho uso”. Este estudio de la Fundación Mapfre se ha interesado por dicha cuestión y únicamente una minoría (un 18%) de los ciclistas que no usan el casco, indican que probablemente dejarían de usar la bicicleta si el casco fuera obligatorio.

Algunas de las principales conclusiones extraídas de este estudio, a parte de las ya comentadas son:

-El 21% de los ciclistas fallecidos se produce en zona urbana y el 79% en carretera.

-Aproximadamente el 39% de los ciclistas fallece de noche, un porcentaje muy elevado teniendo en cuenta que la mayor parte de la movilidad ciclista se produce de día.

-El 21% de los ciclistas fallecidos tiene nacionalidad u origen distinto al español, un resultado muy llamativo y que debería ser considerado, por ejemplo, a la hora del diseño de campañas de prevención.

-Igual de llamativo resulta el hecho de que también el 21% de los conductores de los vehículos a motor implicados también tiene nacionalidad u origen distinto al español (casualmente, el mismo porcentaje en el caso de los ciclistas).

-Se estima que en el 71% de los casos el ciclista es corresponsable o responsable del siniestro.

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...