Un ciclista profesional descubre un hijo secreto en plena prueba ciclista

Julián Quintero (Villamaría, Colombia) ha experimentado una de las temporadas más extrañas de su carrera. El corredor colombiano del Ningxia Sports Lottery recordará 2019 como un año…diferente.

Rafa Simón

Un ciclista profesional descubre un hijo secreto en plena prueba ciclista
Un ciclista profesional descubre un hijo secreto en plena prueba ciclista

En plena temporada “que estaba siendo espectacular, al menos yo estaba muy contento", a Quintero se le vino el mundo encima cuando el Manzanas Postobón, su equipo en ese momento, cerró sus puertas. “Imagínate, venía de ganar etapa en la Vuelta a Asturias, con otro segundo puesto en la última etapa. Previamente había conseguido otro segundo lugar en la etapa reina del Tour de los Alpes, incluido un segundo lugar en la clasificación de la montaña…las cosas funcionaban, el cierre del equipo fue un mazazo muy fuerte", rememora para Ciclismo a Fondo.

Meses después, el escalador colombiano conseguía enderezar de nuevo su trayectoria firmando por el Ningxia Sports Lottery, equipo Continental Chino “que, aunque modesto, me permitía correr importantes carreras en Asia donde seguir demostrando que sigo teniendo ciclismo en mis piernas", afirma rotundo.

Pero Julián apenas imaginaba lo que la vida estaba a punto de depararle. Fue durante la disputa de una modesta carrera del calendario asiático, el Tour de Quanzhou Bay, de categoría UCI 2.2. “Es que aún no puedo creerlo", explica. Todo ocurrió durante una fuga, en la primera etapa. “Había un corredor del HKSI (equipo continental Chino) que no dejaba de mirarme cada vez que pasaba al relevo. Me estaba poniendo la mosca detrás de la oreja", rememora. “En un nuevo relevo, me dijo: 'hola papa' en castellano, yo estaba alucinando, pensé que era una broma", señala aún con la sorpresa marcada en la cara.

Un ciclista profesional descubre un hijo secreto en plena prueba ciclista

Julián ató cabos en la línea de meta. Al terminar la prueba, una joven se le acercó. “Mi corazón iba a mil, más rápido que en la propia carrera y mi cabeza no me dejaba razonar. Se trataba de una chica que conocí hace muchos años durante un training Camp en el que coincidimos con un equipo femenino de China. Yo apenas comenzaba como amateur. Fueron varios días de convivencia y ya sabes, la risas, las bromas entre habitaciones contiguas del mismo hotel, no necesito explicar más", aclara entre indicaciones nerviosas.

Ambos perdieron el contacto pero ella pareció querer seguir la trayectoria de Quintero, transmitiendo su afición al hijo que engendró de Julián. “Es que es increíble, jamás supe de ella, ni un mensaje, nada. Pero por lo visto animó a su hijo a seguir mis pasos", explica. El chico, del que Julián prefiere no dar el nombre, parece haber heredado su descaro en carrera “me gusta como corre, me ha enseñado fotos y parece que va a salir bueno, además, tiene mis mismos gemelos", describe con cierto orgullo.

Un ciclista profesional descubre un hijo secreto en plena prueba ciclista

Julián, que aún no sabe si asumirá la paternidad, dará un vuelco importante en su vida. “No tengo hijos, así que quizás ya va siendo hora de que dé el paso, aunque esta vez no habrá que engendrar a nadie, que el chico ya está hecho, y muy hecho. Quiero estar cerca de él, enseñarle lo que sé como ciclista, apoyarle en esta profesión tan dura y, claro está, quiero que aprenda mi idioma", concluye orgulloso.

Razones de peso que Julián sopesa de cara a un futuro profesional para el año próximo que aún no ha desvelado. “Me ha hecho pensar mucho. Quizás sea el momento de plantearme un cambio de aires. El chico lo merece". Todo un padrazo.