Urko Berrade: ciclismo de futuro para Kern Pharma

Tras una temporada en el Euskadi-Murias y firmar un notable Tour del Porvenir, el navarro, de 22 años, vuelve a "casa" para correr en la escuadra sucesora del Equipo Lizarte, en el que se formó como amateur.

Rafa Simón.

Urko Berrade afronta su segunda temporada como profesional. Foto: Kern Pharma
Urko Berrade afronta su segunda temporada como profesional. Foto: Kern Pharma

“No te voy a pedir nada. Sólo que saques lo que llevas dentro, por tu bien". No hubo más bienvenida que un mensaje claro atado a un abrazo. Juanjo es un tipo desmarcado del protocolo, sobre todo con los suyos. Y Urko lo fue. Desde que era un juvenil. Urko correspondió. Luego miró a su alrededor. La oficina, el taller de material. Desprendía el mismo olor a goma y lubricante de siempre. Los cambios, tan sólo eran matices. Quizás el nombre. La nueva categoría. Ahora eran profesionales. La esencia, en todo caso, era la misma.

La vuelta a casa no estaba prevista para tan pronto, pero las circunstancias mandaban. El año pasado a nadie se le escapaba que las cosas no iban bien. Cruzarse con un directivo de Murias era toparse con un ceño fruncido. Urko nunca cuestionó que Jon Odriozola, mánager general del equipo, no se dejase la piel en salvar la estructura. Sus ojeras le delataban. Pero, a finales de temporada, se lo dejaron bien claro: “Si encuentras acomodo no nos va a parecer mal, lo primero es tu futuro y a día de hoy no podemos garantizártelo", zanjaron.

Urko Berrade: ciclismo de futuro para Kern Pharma

Urko Berrade con los colores del Equipo Kern Pharma

Por eso se produjo una llamada natural. Juanjo Oroz, junto a Manolo Azcona, estaban montando un piso por encima de su equipo amateur, el Lizarte. Iba a llamarse Kern Pharma. Pero a Urko el nombre le daba igual, era su equipo de siempre, donde corrió de amateur, con la gente de siempre.

Fue precisamente Juanjo quien le reclutó cuando era un juvenil. Rápidamente se adueñó de su crecimiento. Le amparó siempre con sus consejos. Con un guiño salpicado de ánimo cada vez que una lesión inoportuna le obligaba a frenar parcialmente su progresión. Y fue el primero en alegrarse por su paso a profesionales con el Murias. Le dijo que aprovechase la oportunidad para aprender lo antes posible a ser ciclista. “Busca tu nivel. No es presión. Es por tu bien", le lanzó como despedida.

Urko Berrade: ciclismo de futuro para Kern Pharma

En 2019 militó en el Euskadi-Murias. Foto: Photo Gomez Sport.

Pronto descubrió que ser ciclista no iba a ser fácil. Haber sido un destacado ciclista aficionado fue una efímera carta de presentación que se disolvió en el aire en cuanto debutó en su primera carrera profesional con el Murias. En el Gran Premio de la Marsellesa trató con todas sus ganas de filtrarse en la fuga del día. Tras no conseguirlo, su prioridad cambió a tratar de intentar mantenerse en el pelotón. Apretaba los dientes con cada cambio de ritmo mientras veía a su lado hileras de corredores que subían y bajaban a por bidones como si nada. En cada cruce, el pelotón le empujaba de una a otra cuneta hasta casi obligarle a dejar de rodar sobre el asfalto. Aturdido por el aire no dejaba de asombrarse viendo como, a escasos metros, Pierre Roland se acomodaba en el pelotón sin apenas inmutarse.

Ese día, mientras regresaba al hotel, se pidió mejorar. Conseguir su nivel lo antes posible. Ver de lo que era capaz. La respuesta tardó unos meses. En agosto el agónico verano portugués le desafió en la “Grandisima". La Volta a Portugal se la pintaron tórrida, trabada en puertos traicioneros. En etapas interminables. Y no le mintieron. Su gran objetivo no sólo era intentar resistir lo más adelante posible. La clasificación de jóvenes le interpuso con Emanuel Duarte, del LA Aluminios. Cada día, uno conseguía unos segundos sobre el otro. Un “toma y daca" que sólo desveló un desenlace en la crono final donde el luso se impuso por dos escasos segundos.

Urko Berrade: ciclismo de futuro para Kern Pharma

Urko Berrade en el podio de la Volta a Portugal, donde estuvo luchando hasta el último día por la clasificación de mejor joven. Foto: Paulo Maria

Urko, lejos de desanimarse, volvió a casa con el enigma resuelto. Sabía que podía dar un nivel bueno para ser ciclista. En aquel momento, a sus 21 años, se estaba descubriendo. Y los ensayos eran positivos. Tan sólo unos días después, el Tour del Porvenir ratificó su optimismo. En la séptima etapa, camino de La Giettaz, decidió jugarse el tipo en un descenso para cazar a la fuga que se iba a jugar la etapa ese día. Jóvenes ciclistas de futuro con acuerdos más que acordados con los grandes equipos del WT se jugaban la victoria en la carrera por etapas más prestigiosa en el campo sub23. Y entre ellos, sumido en el aprendizaje, quizás pedaleando con las dudas de lo que le depararía el futuro, sabedor de que Odriozola, aunque se estaba dejando la piel, no tenía asegurado salvar el equipo, rodaba él.

A su vuelta, Juanjo le llamó. Bastó una mirada para firmar el acuerdo. Y un abrazo. Uno cotidiano. Sin protocolos. Urko volvía a casa un año más hecho. Avalado por los consejos de Óscar Rodríguez y Enrique Sanz, también excompañeros en Lizarte. Amparado por el cariño de nuevos amigos como Mikel Aristi o Julen Irizar.

Urko Berrade: ciclismo de futuro para Kern Pharma

Berrade se formó en las filas del Equipo Lizarte, donde corrió entre 2016 y 2018.Foto: Oskar Matxin

Enfrente, las mismas bromas, las mismas risas al recordar cuando Kiko Galván casi manda al hospital a uno de los directores el día que se fueron juntos a los Karts. Las mismas ganas de entrenar con la grupeta de Pamplona, que ahora además cuenta con la exótica visita de Sergio Tu, el taiwanés del equipo Kern que ya sabe pedir “la parada" y “el pincho de tortilla" en español.

Y, al volante de su progresión, la misma mirada escrutadora de Juanjo. El mismo abrazo sincero de cuando subió de juveniles. Las mismas ganas de creer en él. Aunque no le haya pedido nada. No hace falta. Urko va a progresar. A encontrar el nivel que se espera de él. Por su bien.

Urko Berrade: ciclismo de futuro para Kern Pharma

Urko Berrade celebra su victoria en la prueba de Ereño (2017). Foto: Oskar Matxin