Prueba: Merida Reacto 5000

Una máquina para aquellos ciclistas que guardan dentro de sí un impulso competitivo y que disfruten cargando el plato grande y rodando a bloque.
Carlos Faba -
Prueba: Merida Reacto 5000
Pruebas de bicicletas

La Merida Reacto 5000 se ha convertido durante los últimos meses en nuestra fiel compañera de viaje en todas las aventuras en las que nos hemos embarcado. Viajó con nosotros hasta los Alpes y Pirineos para reconocer los puertos del pasado Tour de Francia, con ella hemos realizado varias marchas e innumerables rutas. En total, ciento y cientos de kilómetros en los que nos hemos ido empapando de su carácter ciclodeportivo y rodador.

Disfruta de todos los detalles de la Merida Reacto 5000 en nuestra completa galería fotográfica.

Con solo echar un vistazo a la forma en la que fue concebida la Reacto 5000 podemos percatarnos de que lleva la velocidad es sus genes. La destacada calidad de su cuadro y su marcado carácter aero, la convierten en una bicicleta que encuentra su habitat natural en el llano y en subidas sin demasiada pendiente.

Merida comprende dos modelos dentro de su gama de carrera: la Scultura, con una fisonomía más escaladora y ligera, y la Reacto, más racing y aerodinámica. Dentro de cada una de estas dos series, el fabricante taiwanés ofrece infinidad de montajes y tipos de cuadro, y en este caso, nos encontramos con la gama media de la rama Reacto.

Aerodinámica y rigidez

Como decíamos, el cuadro Reacto CF3, que posee idéntica geometría que el tope de gama, el mismo que utilizan los corredores del Lampre-Merida, el Reacto CF4, es la joya de esta bicicleta y donde el gigante taiwanés ha invertido más esfuerzos y toda su tecnología. El perfil NACA Fastback de los tubos -afilados en la parte delantera, donde reciben el impacto del viento, y recortados por detrás- fue el diseño elegido por los ingenieros de Merida tras numerosas pruebas en el túnel del viento para combinar la eficiencia aerodinámica con la gran rigidez que exige un cuadro de este tipo.

Con el fin de seguir sumando en el apartado aerodinámico, se encuentran integrados en la estructura de la bicicleta. Una apuesta con doble filo, especialmente en el caso del freno trasero que se encuentra situado en la parte posterior del eje de pedalier, pues la calidad de la frenada se ve perjudicada en favor de la lucha contra el viento. Para compensar esta circunstancia, montamos unas zapatas Kool Stop que con el paso de los kilómetros nos permitieron recuperar la potencia deseada en las frenadas.

Uno de los aspectos que más llama la atención de esta bicicleta es la tija que, además de tomar la misma forma que el resto de tubos del cuadro, pretende aportar un plus en cuanto a confort. El pequeño elastómero que incluye en la parte superior, denominado tecnología S-Flex, contribuye a filtrar las vibraciones de alta frecuencia que transmiten aquellas superficies rugosas y en mal estado.

Merida ha cuidado todos los detalles y, además de incluir el enrutado de los cables por dentro del cuadro, ha ideado un sistema mediante el cual el cierre de la tija queda oculto. Un recurso interesante que contribuye a la eficiencia aerodinámica. Para terminar de redondear el trabajo realizado en el bastidor han incluido un rodamiento de 1-1/5” en la cabeza de la horquilla que dota de una rigidez extra a la zona delantera de la bicicleta.

Fiabilidad en los componentes

Los componentes de la bicicleta están por debajo del gran cuadro que ofrece Mérida, una circunstancia inevitable para poder contener el precio del conjunto. Pero ello no significa que estén exentos de calidad y ni mucho menos fiabilidad. La Reacto 5000 está montada con un grupo que mezcla el Shimano Ultegra y el 105, una combinación que se ha mostrado eficiente y fiable a lo largo de todos los kilómetros afrontados en el test. Nos ha gustado el detalle de las bielas FSA Gossamer Pro con un plato grande de 52 dientes y uno pequeño de 36, la opción más lógica para una máquina que exige velocidad.

Las ruedas, elaboradas también por Merida, poseen un perfil de 38 mm de aluminio y si bien se muestran muy sólidas y estables a alta velocidad, cuesta realizar cambios rápidos de ritmo debido a la inercia que genera su elevado peso. En total, el juego se sitúa en 2'4 kg -1'08 kgs la delantera, 1'32 kgs la trasera-, una penalización que se siente cuando se trata de afrontar grandes rampas.

Versión 2016

El modelo que hemos tenido la oportunidad de probar durante los últimos meses es la versión de 2015 de la Reacto 5000. Esta ha sido actualizada para 2016 con una mejora estética gracias a su nueva línea de serigrafiado -con unos adhesivos más agresivos  y visuales- así como un cambio en las bielas que supone un avance tanto en el apartado visual como funcional gracias a su mayor ligereza. Además, no solo respetan el precio sino que lo han reducido en 100 €.

2015 Reacto 5000   2.499€
2016 Reacto 5000   2.399€

Juicio

La Merida Reacto 5000 está destinada a aquellos usuarios que guardan dentro de sí un impulso competitivo y que disfruten cargando el plato grande y rodando a bloque. Quien invierta en esta bicicleta tendrá la seguridad de tener un cuadro de calidad para muchos años que podrá ir realzando con una mejora de los componentes, pues solo el elevado peso de fábrica resta brillantez a una máquina con un concepto Racing y aero bien aplicado.

Subiendo: La geometría, bastante neutral, no penaliza al ciclista en el ejercicio de la escalada por lo que el estado de forma del ciclista seguirá siendo, como siempre, la clave a la hora de enfrentarse a grandes subidas. Eso sí, con unas ruedas más ligeras, la Reacto 5000 sería más amiga de los puertos.

Llano: En este terreno es donde verdaderamente brilla la Reacto 5000. Su concepto ciclodeportivo y aerodinámico, la excelente factura del cuadro y el plato grande de 52 dientes, obligan a que, de forma casi inconsciente, metamos la cabeza en el manillar y comencemos a disfrutar del buen desempeño de esta bicicleta en el llano.

Bajando: Desde su nacimiento, la Reacto 5000 es una bicicleta nacida para desenvolverse a altas velocidades. Por ello, cuando bajamos un puerto o rodamos con todos los hierros metidos en terreno favorable, trasmite una gran sensación de solidez y seguridad, además de mostrarse precisa a la hora de trazar las curvas y cambiar de dirección.

CUADRO

- Cuadro: Reacto CF3

- Horquilla: Reacto Carbon Pro-Direct

- Tallas: 47 cm, 50 cm, 52 cm, 54 cm, 56 cm, 59 cm

Transmisión

- Bielas: FSA Gossamer Pro 52-36 386

- Desviador: Shimano Ultegra

- Cambio: Shimano Ultegra

- Mandos: Shimano Ultegra

- Cadena: Shimano Ultegra 11 velocidades

Ruedas

- Ruedas: Merida super Aero 38

- Casete: Shimano CS-5800-11 11-28

- Cubiertas: Continental Grand Sport Race 25 fold

- Frenos: Shimano 105

Componentes

- Manillar: FSA Gossamer compact OS

- Potencia: MERIDA pro CF OS -5

- Tija: Reacto Aero carbon Race

- Sillín: Prologo Kappa 2

Cifras

- Peso Total: 8,800 kg (sin pedales)

- Precio: 2.499 €

-Página web de Merida

Galería relacionada

Prueba: Merida Reacto 5000

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...