Van der Breggen: "Soy feliz con un último año como este y con que luego comenzará algo nuevo"

Nominada a los Premios Laureus como mejor deportista femenina, la doble campeona mundial repasa en un encuentro con la prensa diversos temas de actualidad en el que será su última temporada como profesional.

Anna Van der Breggen, doble campeona mundial en 2020, ha sido nominada a los Premios Laureus como mejor deportista femenina. Foto: Bettini Photo.
Anna Van der Breggen, doble campeona mundial en 2020, ha sido nominada a los Premios Laureus como mejor deportista femenina. Foto: Bettini Photo.

Anna Van der Breggen firmó en 2020 una temporada espectacular en la que se proclamó doble campeona del mundo (en ruta y contrarreloj), ganadora del Giro rosa por tercera vez, además de lograr otros triunfos de prestigio como la Flecha Valona, el Campeonato de Europa contrarreloj o el campeonato de Holanda en ruta. 

Unos éxitos que le han valido para ser nominada a los Premios Laureus –considerados los Oscar del deporte- como mejor deportista femenina del año, categoría en la que tendrá como rivales para obtener la prestigiosa estatuilla a la tenista Naomi Osaka, la esquiadora Federica Brignone, la atleta Brigid Kosgei, la futbolista Wedie Renard, y la jugadora de baloncesto Breanna Stewart.

deportista femenina

A sus 30 años, y en lo más alto del ciclismo mundial, Van der Breggen sorprendió a todos la pasada temporada anunciando que esta sería su última campaña como profesional y que a partir de 2022 pasaría a formar parte del staff técnico de su equipo, que desde este año se denomina SD Worx.   

En un encuentro organizado por la Fundación Laureus, Anna Van der Breggen mantuvo una charla con un grupo de periodistas de diversos medios internacionales, entre los que se encontraba Ciclismo a Fondo. En la misma la neerlandesa habló, entre otros temas, de su decisión de retirarse y su futuro rol como directora deportiva, de la igualdad en el ciclismo -a raíz de la polémica sobre la diferencia de premios en metálico entre hombres y mujeres-, de sus aspiraciones en su último año como profesional, y de su deseo de formar una familia.

 

- ¿Qué significa para usted estar nominada para el Premio Laureus a la mejor a la deportista del año?

- Es un gran honor. Es un premio algo desconocido para mí, pero mirando la lista de ganadores es realmente impresionante. Siempre es un gran honor tener esta nominación entre una lista de deportistas como ésta, en la que hay representantes de tantos deportes diferentes. Significa mucho para mí.

- Hace unos días en Omloop Het Nieuwsblad [carrera que ganó] se habló mucho sobre la diferencia entre el premio en metálico en la carrera masculina y la femenina: unos 16.500 euros frente a 960. ¿Le duele como ciclistas cuando ve estas diferencias?

- Normalmente no veo las cifras, aunque ahora está en las redes sociales en todas partes. Es algo a lo que estamos acostumbradas; ha sido así durante muchos  años. Creo que no es algo en lo que debamos centrarnos, porque estamos contentos de que la carrera se disputara y de que los organizadores la hicieran realidad. Hicieron todo lo posible para hacer cada vez más por el ciclismo femenino, como que hubiera retransmisión en directo, y creo que deberíamos ver eso como una victoria y no solo centrarnos en lo que no está bien. Por supuesto que hay una diferencia económica y eso es extraño, pero si seguimos desarrollándonos como lo estamos haciendo habrá más difusión, y este aspecto también cambiará pronto.

- Como periodistas debemos buscar el equilibrio entre escribir sobre la competición y sobre las historias y la política que le rodea. ¿Dónde cree que está el equilibrio, porque no podemos ignorar estas historias, verdad?

-  Es bueno que lo hagan y que haya atención para estos temas, porque en años anteriores no la había. Está bien porque así la gente puede ver que [el dinero del premio] no es igual. Nunca fue igual, pero ahora los aficionados son más conscientes. Pero no se trata solo de señalar a los organizadores diciendo “esto no es justo, ¿por qué están haciendo esto?” Hay mucho detrás y muchos otros problemas en estos momentos para organizar carreras. Es bueno que se le preste atención pero también debe hacerse con respeto por los organizadores y por las personas que intentan hacerlo lo mejor posible. 

- Anunció que esta será su última temporada como ciclista en activo y que la próxima hará funciones técnicas y de dirección dentro del equipo. ¿Qué espera aportar a las ciclistas de su equipo en este rol?

- Sobre todo espero poder hacerlas mejorar. Además de lo que estamos hablando, el ciclismo femenino está realmente en desarrollo. Ojalá pueda mejorar mi equipo como directora deportiva en cualquier forma que me necesiten. Es muy difícil para un deportista dejarlo cuando todavía te gusta, pero para mí es bueno saber que continuaré en el ciclismo, aunque de una manera diferente. Creo que puedo aportar a las chicas mi conocimiento, enseñarles todo lo que aprendí. Tal vez puedan aprenderlo más rápido y estar en un nivel superior más rápido que yo.

anna van der breggen 2
Anna van der Breggen se impuso en la prueba en ruta del pasado Mundial de Imola. Foto: Bettini Photo 

- Sobre esta nueva faceta en la dirección técnica del equipo, incluso en el ciclismo femenino muchos de estos puestos están ocupados por hombres, ¿qué importancia cree que tiene para las mujeres tener roles en la gestión de equipos femeninos?

- En realidad se trata de un sentimiento que tuve de que quería hacer esto, ya que conozco perfectamente lo que es este deporte. No importa si eres hombre o mujer, importa lo que digas y lo buena que seas como directora deportiva. Creo que estoy en el lugar indicado para ser directora y al menos lo voy a intentar. Es cierto que no hay muchas mujeres en estos puestos, pero para mí es un paso natural. Quizá en el futuro haya más mujeres que hagan lo mismo. Pero no quiero centrarme demasiado en este aspecto, solo que tiene que haber calidad en el ciclismo femenino y en las personas que formen parte de él, y ese es el punto principal.

- Va a dejar el ciclismo profesional en un momento en el que está habiendo muchos cambios y progresos en el ciclismo femenino.

- Creo que es interesante ver lo rápido que van las cosas en este momento, con todos los cambios, nuevas carreras, nuevas reglas... Pero esto es independiente de mis deseos y de mi propio camino como deportista. Estoy muy contenta de poder seguir en el ciclismo femenino porque el momento es muy interesante y trataré de que mejore aún más. Si quisiera un trabajo diferente, me iría del ciclismo totalmente. Pero en ese caso me sentiría extraña, porque es lo que he hecho durante muchos años.

- Si gana otro campeonato mundial en septiembre y conquista el maillot arcoíris para un año más, ¿no tendría dudas sobre si continuar?

- Nunca diré nunca jamás, pero no lo creo. Creo que también fue positivo tener un año pasado realmente bueno, saber que este es mi última temporada y tener muchas ganas de ser directora deportiva. También puedes ser Campeona  Mundial como directora [risas]. 

- ¿Cómo está afrontando mentalmente cada carrera en la que es su última temporada?; ¿está resultando diferente?

- En realidad no, porque en carrera sigues haciendo lo mismo. A veces tienes momentos en los que dices “será la última vez que haga esto”. Por ejemplo, tuve un campus de entrenamiento en España y pensé, “va a ser mi último campus aquí después de haber venido tantos años”. Hay momentos en que te sientes extraña, pero por otro lado también es bueno saber que este es mi último año y luego tendré algo diferente. No lo veo como algo negativo.

anna van der breggen 3
La neerlandesa acumula seis victorias en la Flecha Valona. En la imagen, en el podio de la pasada edición. Foto: Bettini Photo

- ¿Cuál ha sido su secreto para mantenerse en la élite del ciclismo todos estos años?, ¿y cuál fue el momento que le hizo decir “esto es todo, he terminado con las carreras, me retiro”?

- Cada deportista intenta dar lo mejor de sí mismo. Por eso es difícil decir por qué alguien es mejor que los demás. Se trata de talento, de un buen entrenamiento... no lo sé. Pero después de tantos años creo que lo que realmente me motivaba era tener metas nuevas y objetivos que aún no había logrado. El año pasado, al igual que este, fue muy especial para mí por el objetivo de los Juegos Olímpicos, y eso es algo que realmente me motiva. Todo el entrenamiento de invierno fue bien porque tienes ese gran objetivo en mente. Si ya no sientes esa motivación para ganar algo creo que no sería tan buena ciclista. Estos fueron básicamente mis pensamientos: "¿cuánto tiempo más puedo mantenerme motivada para estar entre las mejores?". Ahora estoy deseando ver cosas nuevas. Creo que es algo natural sentir esto en algún momento, decir “está bien, creo que este es el momento de hacer algo diferente y dejar de competir”.

- También ha hablado de su deseo de formar una familia como algo que influyó en su decisión de retirarse. ¿Qué importancia tiene en su decisión?; ¿tiene alguna idea de volver al ciclismo después de formar una familia como han hecho otras deportistas?

- He visto algunos buenos ejemplos de que es posible y eso es realmente especial porque cambia tu vida. No soy madre pero probablemente lo sea. Para mí, junto con el motivo que acabo de mencionar es un gran factor para dejar el ciclismo en este momento. Estoy casada y mi marido tiene nueve años más que yo, así que eso también influye. Volver al ciclismo después es posible, pero necesitas sentir esa motivación y creo que probablemente será difícil cuando tienes un hijo en casa.

- Su temporada pasada fue increíble y esta también la ha comenzado muy bien [ganó Omloop Het Niewsblad] . ¿Cómo se siente en este inicio de temporada?

- La temporada ha empezado genial, y hacerlo con el maillot arcoíris de campeón del mundo es muy especial. Entrenamos duro en invierno y estoy relajada porque tenemos un buen equipo con el que disfruto mucho, con chicas jóvenes y escaladoras que tienen mucho talento. Siempre estás un poco emocionada antes de la primera carrera de la temporada y luego salió todo muy bien; no podría haber ido mejor que cómo fue. Siempre es bueno empezar bien la temporada porque da ánimos a todo el equipo y la sensación de que podemos hacer más cosas así.

- Es inusual retirarse en lo más alto del ciclismo. ¿Quería terminar en la cima de su carrera?

- Creo que te sientes bien si puedes terminar y pensar en tu carrera de manera positiva y con éxitos recientes. Ya sé que es especial que anuncie mi retirada ahora, porque veo que hay mucha atención sobre ello. Pero siento que es el momento adecuado para hacerlo y esto es suficiente para mí. No debería dudarlo ni pensar en cambiar los planes para continuar. Me siento bien así, soy feliz con un último año como este y con que luego comenzará algo nuevo. Me hace muy feliz mirar hacia el futuro de esta manera.

anna van der breggen 4
Van der Breggen pondrá fin a su carrera como ciclista profesional a final de temporada. Foto: Bettini Photo

- ¿Qué extrañará de las carreras una vez retirada, y qué espera no tener que hacer más?

- Seguro que extrañaré estar en las carreras. Es lo que realmente me gusta del ciclismo, disfrutar en carrera si todo va bien y la sensación de control de que podemos ganarla si estás con un equipo fuerte. Lo que no echaré de menos son los días en los que tienes un bloqueo, estás cansada y ves que no puedes. Creo que todo el mundo tiene esa sensación de que a veces no quieres ir a trabajar, especialmente cuando te sientes muy cansado o cuando hay mucha presión. No tienes otra opción como ciclista cuando se acerca una gran carrera, pero a veces no es una sensación agradable que te empujen a superar tus límites. Así que creo que seré feliz cuando no siempre tenga que estar en mi mejor forma y no necesite entrenar todos los días.

¿Cuáles son sus sensaciones ante la posibilidad de ganar este año otra medalla de oro olímpica [conquistó el oro en Río´2016] y defender su título en Tokio?

- Será muy especial y emocionante poder ir allí en plena forma y hacer una buena carrera. Pero ni siquiera estoy pensando en volver a ganarlo, porque eso es difícil; solo quiero estar en plena forma y tratar de hacer una buena contrarreloj, una buena carrera en ruta y experimentar de nuevo la sensación de ser olímpica. La primera vez fue demasiado rápido; ahora han pasado cinco años y soy una ciclista diferente, así que creo que voy a disfrutar estando allí en mi mejor forma.  

- Ha ganado numerosas carreras y los campeonatos más importantes, pero, ¿cuál cree que ha sido su mejor logro como ciclista profesional?

- Fue realmente especial ser doble campeona del mundo el año pasado; eso fue lo más especial. Pero lo bueno es que cada carrera tiene sus propios recuerdos, por lo que es difícil señalar una como la mejor para mí. A veces ganas una prueba cuando no estás en la mejor forma, o resulta agradable ganarla porque no lo esperabas. A veces todo el mundo espera que ganes una carrera, y si lo haces es más como un alivio. Creo que al final las victorias más inesperadas son las mejores, pero no tiene por qué ser en una gran prueba, también puede ser una más modesta. Por ejemplo, ganar el Campeonato Nacional del año pasado también fue especial para mí, porque no lo esperaba. Lo bueno del ciclismo son las diferentes sensaciones en cada victoria, o incluso sin victoria.

- En los últimos años, con sus éxitos, se ha convertido en portavoz del ciclismo femenino. ¿Cómo se ha adaptado a eso a lo largo de los años?

- Es algo en lo que también creces, porque cuando empecé como ciclista no pensaba en promover el ciclismo femenino. Solo escuchas a tu equipo, vas a las carreras y no te das cuenta de lo mucho que hay detrás. Con el paso de los años te involucras más en el ciclismo, te das cuenta de que tienes voz, que a veces no hay las mismas condiciones para hombres y mujeres, o no hay la misma cantidad de premios en metálico. Empiezas a darte cuenta de todas esas diferencias. Para mí, el punto de inflexión fue cuando me dediqué al ciclismo de montaña, y me gustó porque había más igualdad y los chicos realmente respetan a las mujeres. Suena como algo normal, pero entonces lo percibía como especial. Eso está cambiando mucho y me doy cuenta ahora, y lo aprecio. Intentas hacerlo mejorar pero se trata de encontrar la forma correcta porque el ciclismo femenino no es lo mismo que el masculino. No puedes pretender que todo sea igual, porque entonces seguro que sale mal. Hemos recorrido un largo camino y cada vez están las cosas mejor, así que estamos orgullosas de que se esté desarrollando así y de que cada vez haya más personas siguiéndonos y apoyándonos. 

 

Tadej Pogacar y Anna Van der Breggen, nominados a los Premios Laureus

Relacionado

Pogacar y Van der Breggen, nominados a los Premios Laureus

Los mejores vídeos