Geoghegan vence en Sestriere y se jugará el Giro con Hindley, nuevo líder, ambos en el mismo tiempo

Segunda etapa para el joven del Ineos, tras una gran jornada de ciclismo donde su compañero Rohan Dennis, de nuevo, dinamitó la carrera para provocar el hundimiento de Kelderman.

Víctor Marcos/EFE. Fotos: Bettini Photo

El Giro, cosa de dos, Hindley y Geoghegan Hart
El Giro, cosa de dos, Hindley y Geoghegan Hart

El británico Tao Geoghegan Hart (Ineos-Grenadiers) se impuso este sábado al sprint ante el australiano Jai Hindley (Sunweb) en la 20ª etapa del Giro de Italia, sobre un recorrido de 190 kilómetros entre Alba y Sestriere, lo que se traduce en duelo por la victoria final entre estos dos corredores en la contrarreloj final de este domingo en Milán.

Por centésimas de margen sobre Geoghegan Hart, será Hindley quien llevará la maglia rosa de líder de la general y saldrá último este domingo en la contrarreloj, de 15,6 kilómetros, que coronará al nuevo campeón del Giro.

Geoghegan Hart logró aguantar una serie de ataques de Hindley en la última subida a Sestriere, con el australiano Rohan Dennis (Ineos-Grenadiers) completando el podio de la etapa, a 25’’, tras dinamitar la carrera en la segunda de las ascensiones a la cima alpina, y provocar el hundimiento del hasta hoy líder, Wilco Kelderman (Sunweb), que pasa a ser 3º. Pello Bilbao (Bahrain-McLaren) mantiene su 4º puesto en la general.

Última jornada montañosa en este convulso Giro de Italia, antes de la crono final del domingo en Milán. Una etapa, la de hoy, ‘capada’ por la organización, debido a las restricciones sanitarias francesas que impedían pisar carreteras galas y transitar, por tanto, por el Agnello y el Izoard y el Montgenevre, tal y como estaba previsto, antes de la ascensión final a Sestriere.

El plan b, que comprendía una decena de kilómetros menos y tres ascensiones consecutivas a Sestriere, incluida la final, como dificultades montañosas, seguía siendo, no obstante, un test decisivo para las aspiraciones de victoria de los tres primeros de la general, Kelderman, Hindley y Geoghegan, situados en un pañuelo de 15’’, y los aspirantes al podio, como Pello Bilbao, 4º clasificado a 1’19’’ de la maglia rosa. El anterior líder, Almeida, resistía en el top 5, a 2’16’’ de su sustituto.

Tras la salida en Alba, y apenas transcurridos unos kilómetros, se formaba una numerosa fuga de 21 corredores: Bouchard, Vendrame, Tratnik, Fiorelli, Malecki, Viviani, Ballerini, Honoré, Serry, Kangert, Démare, Gugliemi, Cimolai, Holmes, Rubio, Villella, Ghebreighabhier, Sobrero, Bernard, Conci y McNulty. El líder de la ciclamino, Arnaud Démare, pasaba en primer lugar por el sprint intermedio de Saluzzo, en el km 52 de la etapa, asegurándose la victoria final en dicha clasificación.

Einer Rubio (Movistar) fue de los integrantes de la fuga inicial que llegó más lejos
Einer Rubio (Movistar) fue de los integrantes de la fuga inicial que llegó más lejos

La escapada estabilizaría su ventaja en torno a los 7 minutos, camino de la primera y larguísima subida a Sestriere (2ª, 38 km al 4% de media), con Astana y Bahrain-McLaren controlando el ritmo del pelotón. De hecho, al paso por el avituallamiento, el Ineos-Grenadiers de Geoghegan-Hart se quedaba descolgado momentáneamente, y tenían que trabajar durante algunos kilómetros para volver a entrar en el grupo.

Al primer paso por Sestriere, la renta de los fugados –ya sin Demare, Viviani y Cimolai- descendía prácticamente hasta los 4’, con Ineos-Grenadiers marcando ya un ritmo ciertamente exigente por detrás, en previsión de un hipotético –y obligado- ataque de su mejor hombre, Geoghegan-Hart.

Davide Ballerini (Deceuninck-Quickstep) tomaba unos metros de ventaja rumbo a la segunda ascensión a Sestriere (6,9 km al 7,2%), sin que se registraran más movimientos por la retaguardia… hasta que Rohan Dennis (Ineos-Grenadiers) decidía pasar a la acción para incrementar el ritmo de una forma brutal, haciendo ceder a todos los favoritos de la general, líder incluido, salvo su compañero Geoghegan Hart y el Sunweb Jai Hindley, que pasaba a ser la primera baza del equipo alemán para ganar la corsa rosa, con permiso del equipo de Brailsford, claro.

Kelderman cedió mucho antes de lo esperado
Kelderman cedió mucho antes de lo esperado

Mientras, desde los restos de la fuga, Einer Rubio (Movistar) saltaba para neutralizar a Ballerini y coronar en primer lugar este segundo paso de Sestriere, con minuto y medio sobre el grupo de Hindley, y algo más de dos minutos sobre el pelotón de la maglia rosa, donde viajaban también Bilbao y Nibali.

En la aproximación a la subida final, un Ballerini apoyado en su compañero Peter Serry lograba contactar de nuevo con Rubio, conformando un nuevo trío de cabeza. Pero solo con 20’’ sobre el grupo de Hindley, Geoghegan Hart y Dennis, al que se sumaban Vendrame (AG2R) y Holmes (Lotto-Soudal), procedentes de la fuga inicial. La neutralización, de hecho, se producía poco antes del sprint bonificado colocado al inicio de la ascensión, y donde pasarían, por este orden, Hindley (3’’), Geoghegan (2’’) y Dennis (1’’)

La maglia rosa perdía ya 1’45’’ y, por tanto, cualquier opción de mantener el liderato o luchar por él en el día de mañana. Kelderman encontraba la ‘ayuda’ de los Deceuninck de Almeida, que intentaban frenar, sin éxito, la sangría de segundos que Dennis estaba provocando por delante.

Bilbao mantiene la 4ª plaza de la general
Bilbao mantiene la 4ª plaza de la general

Ya en las rampas de la última ascensión a Sestriere (6,9 km al 7,2%), solo Serry aguantaba el ritmo del trío cabecero, aunque por poco tiempo, mientras en el grupo de Kelderman -1’30’’ por detrás-, Nibali comenzaba a ceder ante el ritmo de Knox, Almeida, Vallter y Bilbao. Un valiente Almeida que se lanzaba hacia la lucha por el podio de la general, a 4 km del final, soltando a Kelderman y Bilbao.

Los momentos claves del final de la etapa llegaban a 3,4 km de le meta, cuando Hindley lanzaba su primer ataque en el grupo cabecero, siendo neutralizado por los dos Ineos en pocos metros, y con más facilidad por parte de Dennis que del propio Geoghegan.

Hindley volvía a lanzarse a 2,5 km del final, haciendo ceder, ahora sí, a Dennis. Pero un sufridor Geoghegan lograba aguantar al australiano, que se tomaba una pausa en sus ataques, y favorecía que su compatriota del Ineos volviera a entrar para marcar el ritmo.

Rohan Dennis, como el día del Stelvio, dinamitó la carrera
Rohan Dennis, como el día del Stelvio, dinamitó la carrera

A mil metros de la meta, Hindley volvía a tensar, pero Geoghegan parecía decidido ya a no ceder ni un metro. Los dos mejores del Giro se plantaban en Sestriere para jugarse una victoria de etapa, y unos segundos de bonificación que podrían suponer oro para la crono de mañana. El británico superaba en el sprint al australiano, entrando poco después (25’’) un descomunal Rohan Dennis, clave en el éxito de su compañero en el día de hoy.

El liderato, con el mismo tiempo, no obstante, sería para Jai Hindley, que se jugará mañana la carrera en la crono final de Milán ante Tao Geoghegan Hart. Es la primera vez en los 103 de historia del Giro en la que dos corredores llegan a la contrarreloj final, que entrega el título de campeón, con exactamente el mismo tiempo en la general.

A 1’01’’ llegaría un gran Almeida y a 1’35’’ el grupo de Bilbao y Kelderman. El corredor vasco mantiene la 4ª plaza en la general, a 2’51’’ del líder. Mientras que el neerlandés baja a la 3ª, a 1’32’’ de su compañero de equipo.

 

Clasificación etapa

etapa
 

Clasificación general

general
 

 

Jai Hindley, vencedor en Laghi di Cancano. Foto: Bettini Photo

Relacionado

El Stelvio dinamita el Giro: Kelderman, maglia rosa con Tao y Hindley al acecho