Tadej Pogacar: un joven tranquilo, un ciclista salvaje

Radiografía de un ciclista precoz, que ya ha hecho historia y aspira a leyenda.

Vesna Bernardic/EFE. Foto: Bettini Photo

Tadej Pogacar, en lo más alto del podio de París
Tadej Pogacar, en lo más alto del podio de París

Como ciclista, Tadej Pogacar, de 21 años, siempre ha sido precoz, el más joven y pequeño, una circunstancia a la que se sobrepuso una y otra vez con ambición y agresividad. Su valor para apostar por el todo o nada le ha dado la victoria en un Tour de Francia con aroma de leyenda.

En una de las etapas más emocionantes de los últimos años, Pogacar destrozó este sábado el guión previsto, dio un golpe de mano que retumbó como un terremoto y este domingo se consagró en los Campos Elíseos como el ganador más joven del Tour en un siglo.

Su lema vital es "nunca dejes de intentarlo, nunca te rindas". Es el mensaje que parpadea en su web y no es ningún farol. Su exhibición en la crono del sábado no es casualidad: es su manera de entender la competición. También su logo lo define: la imagen de la cabeza de un lobo con sus iniciales. Según explicó Pogacar, ese animal simboliza sus virtudes deportivas: la ambición de ser el mejor, un luchador implacable y un buen miembro del equipo.

Es la primera vez que un esloveno vence en el Tour y la primera vez en 36 años que dos ciclistas del mismo país ocupan los dos primeros puestos en la más prestigiosa competición ciclista. En Eslovenia el ciclismo cuenta con mucha tradición, pero no ha tenido una figura de primer nivel hasta ahora, cuando presume de dos estrellas a los que se apoda como "Rog&Pog" y que, pese a la tensión competitiva, son amigos.

Pogacar creció -junto a sus dos hermanas y un hermano- en un pequeño pueblo al norte de la capital eslovena, Liubliana. Ni su madre, profesora de secundaria, ni su padre, empleado de una empresa madedera, tenían ninguna vinculación con el deporte. El nombre de su aldea natal, Klanec, cerca del pueblo de Komenda, significa "cuesta" en esloveno, "de forma que no sorprende que me atraigan las cuestas", ha explicado Pogacar con humor.

 

 

Aunque su primer deporte fue el fútbol, su hermano mayor, Tilen, le llevó al ciclismo. Desde entonces nunca se ha bajado de la bicicleta y toda su vida gira alrededor de los pedales. En Eslovenia, Pogacar es un símbolo de vida sana, de entrega al deporte, de una actitud mental inquebrantable, basada en la humildad y el trabajo.

Pero su imagen de chico bueno y su acné juvenil no debe confundir: cuando se sube a una bicicleta es un competidor agresivo, ambicioso y sin concesiones. Un joven ejemplar, un ciclista salvaje. Con 9 años comenzó con la bici y con diez empezó a competir. Era el más pequeño de las carreras, tanto por edad como por físico. De ahí viene su apodo, "Tamau Pogi", el pequeño Pogi. Pogacar sigue utilizando ese nombre en su cuenta de twitter.

"Mi objetivo es ganar una de las carreras mundialmente famosas de tres semanas", escribió el joven en su página digital tras la Vuelta a España de 2019, en la que Pogacar fue la gran revelación al acabar tercero, tras Roglic y Valverde. Ese 2019, en su primer año como profesional, causó sensación. En febrero triunfó en la portuguesa Vuelta al Algarve. Fue el ciclista más joven del mundo en ganar una carrera del UCI World Tour al imponerse en el Tour de California con solo 20 años, y luego siguió la Vuelta a España.

También su novia, Urska Zigart, es ciclista, del Alé BTC Ljubljana, con sede en Italia y que compite en el UCI World Tour Femenino. "Parece que siempre puede mantener la calma", describió Zigart en el diario digital Siol "uno de los rasgos destacados" de su novio en las competiciones.

El director deportivo del UAE Team Emirates, el australiano Neil Stephens, ha explicado que Pogacar tiene una gran intuición para tomar las decisiones correctas y que es consciente de sus virtudes sin dejar de ser humilde. "Es bueno y lo sabe, pero al mismo tiempo es humilde y un buen compañero de equipo", resumió.

En medio del enorme júbilo del sábado, Pogacar no se olvidó de su equipo, pero tampoco de reconocer el valor de su rival. "Roglic fue el mejor ciclista durante todo el Tour (...) Realmente lo respeto, es verdaderamente un buen amigo y también yo siento su derrota", dijo a los medios eslovenos.

 

Sam Bennett

Relacionado

Bennett se impone en el día de la coronación de Pogacar