Prueba: Campagnolo Chorus electrónico y mecánico

Clonk, clonk, clonk… El sonido de un grupo Campagnolo cuando la cadena baja de una corona a otra es uno de los más identificativos del ciclismo, un halo de exclusividad que los italianos fomentan cuidando la estética tanto como el funcionamiento de sus productos. Por eso, a muchos cicloturistas, sobre todo a los interesados en los aspectos mecánicos, les resulta imposible analizar los productos de la marca italiana sin dejarse llevar por la pasión.
Joaquín Calderón - Fotografía: wwww.ojodepezfotografos.com -
Prueba: Campagnolo Chorus electrónico y mecánico
Pruebas de material

Los tres grupos mecánicos de cabecera -Super Record, Record y Chorus- de Campagnolo incorporaron en 2015 tres elementos totalmente nuevos: el cambio trasero, rediseñado para mantener el cuerpo más cerca de la cadena; el desviador delantero, que estrena un brazo más largo con el que se ha reducido la fuerza necesaria en la maneta para engranar el plato grande; y el conjunto de platos y bielas, que pasan de cinco a cuatro brazos y, siguiendo la tendencia del mercado, unifican la distancia entre los tornillos de los platos para que sean compatibles tanto con desarrollos compact como con los tradicionales.

Los desviadores del EPS están certificados según el estándar IP67; es decir, pueden funcionar durante al menos 30 minutos hasta un metro bajo el agua.

Las manetas Ergopower mantienen su característica forma con doble curvatura y han estrenado unas nuevas gomas fabricadas con material de silicona; mientras que, en su interior, se ha modificado el mecanismo que acciona tanto el desviador como el cambio trasero. La democratización de las 11 velocidades, con grupos mecánicos de funcionamiento exquisito y precios de gama media, está dando paso al mismo fenómeno en los grupos de funcionamiento electrónico. De hecho, hay que recordar que, antes que el Chorus EPS que os presentamos en estas páginas, Campagnolo apostó en 2013 por una versión electrónica del Athena, situado un escalón por debajo y que prescindía del carbono en sus componentes para reducir sus costes de producción. La aparición del Chorus ha completado la gama de grupos electrónicos de la marca fundada por Tullio Campagnolo, que ha decidido cancelar después de dos temporadas la producción del Athena EPS para dejar, al igual que su principal competidor, únicamente opciones de grupos electrónicos en lo más alto de su gama.

Esta cinta incorpora un imán que, al enfrentarlo con la batería, funciona como un interruptor, algo muy útil para evitar que se produzcan cambios fortuitos mientras trasladamos la bicicleta.

Prueba a fondo

Rutas con puertos, carreras máster y marchas cicloturistas, además de nuestras salidas habituales por las zonas en las que probamos la mayoría de las bicicletas para obtener resultados homogéneos, nos han servido para testar durante más de 5.000 kilómetros (aproximadamente 2.700 el EPS y 2.300 el nuevo mecánico) los nuevos grupos de Campagnolo. Las bicicletas utilizadas, una Ridley Noah SL cuya prueba podéis encontrar en este enlace, en el caso del EPS, y una MMR Adrenaline Aero, en el caso del mecánico, han pasado por diferentes tesituras para probar los grupos en los mayores escenarios posibles: cambios bruscos en pendientes, aceleraciones que obligan a esprintar a fondo, frenazos imprevistos, etc.

Una tapa bajo el pedalier oculta la conexión para cargar la batería, situada en el tubo horizontal. Durante la prueba, hicimos más de 1.800 km sin cargarla.

El resultado, como no podría esperarse otra cosa en unos productos de este nivel de precios, es más que satisfactorio. Con el EPS sólo sufrimos un problema mecánico durante toda la prueba: se salió la cadena al intentar engranar el plato grande para esprintar, a menos de 65 pedaladas por minuto y con uno de los piñones más grandes seleccionados. Es una situación complicada, en la que con los grupos mecánicos hubiese sido difícil conseguir subir el plato, y que después corregimos afinando el ajuste del desviador. Desde entonces, el funcionamiento fue impecable, a pesar de que repetimos la situación en carreras posteriores.

Un pequeño botón situado junto al gatillo para bajar coronas nos permite comprobar el estado de la carga de la batería y acceder a las funciones de ajuste del EPS.

El funcionamiento del nuevo mecánico es tan eficiente como en versiones anteriores y los ligeros cambios introducidos en los desviadores se aprecian en marcha, sobre todo en el desviador. La fuerza que necesitamos aplicar es mucho menor para subir al plato grande y la reducción a tres posiciones en la maneta simplifica su funcionamiento, sin ocasionar roces de cadena aunque utilicemos desarrollos extremos.

El brazo del desviador se ha rediseñado para aumentar la palanca y mejorar el tacto, mucho más suave que en las versiones anteriores.

Los rivales

Hace una década, cuando el mercado de grupos de carretera estaba monopolizado por Shimano y Campagnolo, los italianos presumían de que los acabados en carbono de su tope de gama, por entonces el Record de 10v, no tenían parangón en el catálogo de su competidor. Ahora, Campagnolo continúa su apuesta por la gama premium y el precio de tarifa del Super Record es ostensiblemente más elevado que el Dura-Ace de Shimano y el Red de SRAM.

El cambio trasero, con un cuerpo de carbono sensiblemente más grande, queda ahora más cerca del casete y su muelle funciona con coronas grandes desde 23 a 29 dientes.

En el caso del Chorus EPS, por el momento, y hasta que SRAM saque a la venta su grupo electrónico sin cables que ya fue presentado hace unos meses, su única competencia son los grupos Dura-Ace y Ultegra de Shimano. El funcionamiento, al igual que el del grupo de la marca italiana, es sencillamente impecable, pero hay un aspecto que los diferencia y que puede inclinar la balanza a la hora de decidir cuál comprar: el trabajo de la maneta. Si en el grupo japonés el accionamiento, sobre todo el del botón superior para subir el plato o engranar una corona más grande, se puede asemejar al de un botón, en el Chorus EPS es más parecido al de los grupos mecánicos. Eso sí, sin la necesidad de hacer fuerza para accionar un mecanismo que tense o destense un cable. En Ciclismo a Fondo/Bicisport, como en cualquier grupeta, hay opiniones encontradas, aunque seguro que a los más puristas les gustará más el tacto de los italianos.

Las nuevas bielas de carbono de cuatro brazos están disponibles con desarrollos 53/39, 52/36 y 50/34, y en longitudes de 170, 172,5 y 175 mm.

La ergonomía de las manetas también es más parecida entre las diferentes versiones de Campagnolo, mientras que en Shimano existen diferencias entre los escaladores de los grupos mecánicos y los electrónicos, ya que éstos son sensiblemente más estrechos. Cuestión de gustos y de probar cuál se adapta mejor a nuestra fisionomía y forma de montar en bici.

VERSIÓN ELECTRÓNICA (Peso en gramos de los componentes)

 

Super Record

Record

Chorus

Manetas

262

266

293

Cambio

198

203

225

Desviador

127

133

149

Batería

130

130

130

Power Unit

24

24

24

Piñones

177

201

230

Bielas y Platos

603

651

683

Freno (doble pivote delante y detrás)

297

309

321

La maneta del desviador delantero permite subir hasta cuatro coronas en una pulsación; mientras que con el gatillo podemos bajar hasta cinco. Las gomas, fabricadas en silicona, incorporan unos canales para drenar el agua.

VERSIÓN MECÁNICA (Peso en gramos de los componentes)

 

Super Record

Record

Chorus

Manetas

342

348

350

Cambio

166

170

183

Desviador

71

78

76

Piñones

177

201

230

Bielas y platos

603

651

683

Freno (doble

pivote delante y detrás)

297

309

321

Te recomendamos

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

La marca suiza presenta tres chaquetas técnicas, de la colección Mille GT, para comba...

Un espectacular duelo tierra-aire entre el Kia Stinger GT y un Airbus Helicopter AS 3...