Yukiya Arashiro: el samurái que nunca pretendió ser

Ya no es aquel joven aventurero que viajó a Europa bajo la tutela de los hermanos Fukushima. Ahora, consolidado como un fiel y valioso gregario, el del Bahrain Victorious es un hombre curtido en mil batallas. Esta es su historia.

Yukiya Arashiro (Photo Gomez Sport)
Yukiya Arashiro (Photo Gomez Sport)

En el nuevo escenario que nos ha tocado vivir los ojos están obligados a comunicar en nombre del resto de elementos que componen un rostro. Los suyos asumen sin problemas la responsabilidad. Su estructura alargada evoca una sonrisa perenne. El color, oscuro y brillante, transporta rápido a un razonamiento labrado en la experiencia. Hablan por un corredor al que todo el mundo parece apreciar en su actual equipo, el Bahrain Victorious. Dicen que en el ciclismo, los japoneses son tipos que siempre caen bien, fáciles de atraer el cariño desde el prisma de una cultura que a veces resulta opaca.

En el caso de Yukiya, o Yuki” como le llaman algunos compañeros, su historia se escribe a raíz de un consejo que ha marcado una vida entre maletas. En 2003, siendo un amateur, los hermanos Fukushima, ciclistas profesionales por aquella época y pioneros en salir del país, le dijeron que viajara con ellos a Francia, que se formara allí. Y que podría vivir con ellos en un apartamento. Antes de tomar la decisión, acudió a hablar con Akira Asada, el seleccionador nacional que mejor le conocía. Tras su asentimiento se unió a Koji y Shinichi. Ellos fueron su islote. Su pequeño Japón dentro de un apartamento para tres. A cambio, tuvo que remar dentro de una cultura, la occidental, que le obligó a aprender el francés mucho antes que el inglés, para poder entender a sus compañeros.

arashiro bahrain 2021
Yukiya  Arashiro milita desde 2017 en el Bahrain Victorious.

Tan sólo seis años después la historia le emplazó a ser el primer corredor nipón en disputar, junto a Fumiyuki Beppu, el prestigioso Tour de Francia. Lo hizo enrolado en el Bouygues Telecom, el equipo francés que le dio la alternativa dentro del gran ciclismo. Desde entonces, la prensa le bautizó como el “joven Samurái”, algo de lo que nunca ha sido muy consciente.

Yuki es más práctico. Lo que le gustaría es que ser japonés no fuese noticia y que, a cambio, hubiese muchos Samuráis en el ciclismo europeo. Que no se le mencionara por su carácter exótico, sino por el gran trabajo de gregario que siempre ha desempeñado. Sin importar el líder. Su fidelidad al trabajo nunca ha entendido de nombres, ni de carreras. Por eso siempre ha sido feliz haciéndolo.

Pero, aunque no lo quiera, ganar un Campeonato nacional japonés es un reclamo para recibir este apodo. Él lo ganó dos veces. El primero en 2007, enrolado en un pequeño equipo japonés (Nippo Corporation) que trabajó unido. El segundo, en 2013, lo ganó sólo. Era el gran Samurái europeo, llegado desde el gran ciclismo europeo frente a los que si se quedaron allí. Vigilado por todos. Sin más estrategia que conseguir liberarse de cuantos ciclistas quisiesen presentarse a la batalla.

arashiro criterium de saitama
Celebrando su victoria en el  Criterium de Saitama´ 2019, por delante de Egan Bernal y Primoz Roglic. Foto: Bettini Photo

La mirada de Yukiya no siempre se estira. Como un resorte, a veces retrocede con resignación al recuerdo de aquel día. En febrero de 2016, militando en el Lampre-Merida, durante la disputa de la última etapa del Tour de Qatar se vio envuelto en una montonera. Atrapado en un mar de hierros y ruedas, su pierna parecía no tener vida. Asustado por el charco de sangre, observó que tenía el femur partido. “Tranquilo, yo fui ciclista, sé cómo hacer para que vuelvas lo antes posible a la bicicleta”, le dijo el doctor que le operó. Para ello, el galeno cerró la herida de manera que no tocara ningún músculo. Tan sólo dos meses después, pudo volver a pedalear. En junio levantó los brazos en una de las etapas del Tour de su país. En julio serpenteó por las acaloradas rampas de los puertos que decoraron el Tour de Francia de aquel año y, tan sólo treinta días después, pudo viajar a Brasil para disputar los Juegos Olímpicos.

Yukiya es un tipo fiel. Respetado. Por eso, a pesar de sus 37 años, tan sólo ha conocido tres equipos en Europa. Durante siete temporadas perteneció al Bouygues / Europcar y, tras otra en el Lampre italiano, fichó por el Bahrain Victorius, su actual escuadra.

arashiro vuelta 2019
Arashiro ha disputado, y acabado, 15 grandes vueltas. En la imagen, en la Vuelta a España 2019. Foto: Photo Gomez Sport. 

Ya no es aquel joven aventurero que viajó a Europa bajo la tutela de los hermanos Fukushima. Ahora es un hombre curtido en mil batallas, capaz de hablar inglés y francés y con triple residencia en Andorra, Japón y Francia.

Sin embargo, a pesar de las pequeñas arrugas que se insinúan sobre su bronceada cara, producto del sufrimiento de haber disputado 15 grandes Vueltas, la línea que marca su mirada sigue siendo la misma. Fiera y oscura. Beppu, aquel japonés con el que compartió su primer Tour de Francia, acaba de colgar la bicicleta. Ahora será él el único Samurái.  Joven o viejo, aunque nunca haya pretendido serlo.

 

Los mejores vídeos