El relevo (V): Gonzalo Serrano

Al madrileño del Caja Rural-Seguros RGA le pilló la pandemia en plena explosión, triunfo de etapa en la Vuelta a Andalucía incluido. En el exigente final de Iznájar rubricó el primer capítulo de un libro que promete muchas páginas de éxitos.

Miguel Ángel Chico. Fotos: Photo Gomez Sport

Gonzalo Serrano durante un ataque en la Volta a la Comunitat Valenciana 2020
Gonzalo Serrano durante un ataque en la Volta a la Comunitat Valenciana 2020

Hablamos con cinco jóvenes valores de entre 21 y 25 años (uno de cada una de estas edades) que representan el futuro del ciclismo español. Como se suele decir, "no están todos los que son pero sí son todos los que están". Tras repasar la trayectoria de Sara Martín (Sopela Women's Team; 21 años)Juan Pedro López (Trek-Segafredo; 22 años) y Paula Díaz (Río Miera-Cantabria Deporte; 23 años) y Fernando Barceló (Cofidis; 24 años) hoy cerramos esta serie de entrevistas con el madrileño del Caja Rural-Seguros RGA Gonzalo Serrano (25 años), quien hace unos meses inauguraba en la Vuelta a Andalucía su palmarés de victorias como profesional. 

 

Gonzalo Serrano (25 años)

El decano de nuestro quinteto, que cumplirá 26 años el 17 de agosto, se fue con los deberes hechos al parón obligado por el COVID-19. En la segunda etapa de la Vuelta a Andalucía se anotó una de las escasas victorias de los corredores nacionales en la temporada 2020. El primer fruto en la máxima categoría llegaba en su tercer curso defendiendo los colores del Caja Rural-Seguros RGA, una progresión canónica la de un chico que en el campo amateur -conquistó la general absoluta de la Copa de España- brillaba en todos los terrenos y ahora empieza a cincelar su perfil como corredor profesional.

"Parece que he encontrado las llegadas que me van bien -afirma cuestionado por esa incipiente faceta de uphill finisher-. De niño sueñas con pasar a profesionales y después con ganar. Conseguirlo en mi tercer año me da confianza; sumar triunfos es muy complicado". La diana en Iznájar vino precedida de un tiro al palo en Cullera. "Me encontraba en forma y era una oportunidad bonita. Un final así lo estudio bien y lo repaso junto con mi equipo. Había que probarlo de lejos, aunque en la Volta a la Comunitat Valenciana quizá me precipité. Abrí hueco muy rápido, pero faltando un kilómetro me dolían tanto las piernas que comprendí que no iba a ser el día y me superaron en la pancarta de 800 metros. Cullera me sirvió para medir mi distancia -cuenta enlazando con su jornada de gloria en Andalucía-. En Iznájar no me vi vencedor hasta los últimos cien metros. Son instantes agónicos, aunque tuve el margen suficiente para saborear un momento único".

Gonzalo Serrano 2

Clasicómano

Gonzalo, que se felicita por aparecer en este De 21 a 25, "indica que vamos por el buen camino... y que sigo siendo joven", se identifica con ciclistas rematadores en finales explosivos como Alejandro Valverde o Dani Moreno, "aunque no soy tan escalador como ellos". Con Dani, ganador de una Flecha Valona, lo comenta en alguno de los entrenamientos que comparten.

La querencia por las clásicas, "me fascinan desde pequeñito", le empuja a pelear por hacerse un hueco en el World Tour "a no mucho tardar, ya que son carreras en las que hay que curtirse". Preguntado por ofertas tras su excelente inicio de 2020, dice desconocer si las hay y remite a su representante, Manuel Quinziato, "que yo estoy centrado en prepararme para las próximas carreras con Caja Rural-Seguros RGA". El Campeonato del Mundo es otra cita que le atrae tras doblar participación -CRI y ruta- como sub-23 en Doha 2016. "Cortina se metió en el top10 -fue 7º-. Me encantaría representar a España en un Mundial profesional".

Se estrenó en una grande en La Vuelta 2019, concluyendo en el puesto 135 a casi cinco horas de Roglic. "Me caí en la primera semana y de nuevo en la crono. Estaba muy tocado, dormía fatal y tocó cambiar la mentalidad: se trataba sólo de sobrevivir y llegar en bici a Madrid. En la etapa de Los Machucos pensé que me tendría que retirar", reconoce, aunque la cercanía de los suyos le permitió rehacerse y "en la Castellana gasté la última bala y disfruté dando una o dos vueltas por delante del pelotón".

El madrileño apunta a "la cabeza" como su principal virtud. "Mentalmente soy bastante constante y me exijo mucho a mí mismo", desarrolla, mientras que en su debe menciona "continuar mejorando en las subidas largas y, sobre todo, la experiencia. Con los años se adquiere una visión de carrera muy superior".

Cierra su testimonio con un canto de esperanza al porvenir del ciclismo español. "Alguien como Valverde es complicado que salga a nivel mundial, pero aquí hay muchos chicos jóvenes capaces de destacar en todo tipo de carreras. Iván García Cortina y Enric Mas, con los que he ido coincidiendo en categorías inferiores, ya están consolidados en clásicas y grandes vueltas respectivamente. Y, aunque algo más mayor, mira el potencial de Marc Soler. A los aficionados les pediría paciencia, pero que confíen porque tenemos futuro y daremos que hablar".

gonzalo serrano 3

Sobre el confinamiento

- ¿Con quién estuviste confinado?

- Con mi familia en Madrid, donde vivimos. Me pilló concentrado en Navacerrada y estuve dudando si bajar o no a Madrid. Por suerte me decidí un día antes de que se prohibieran los desplazamientos.

¿Lo que peor has llevado del confinamiento?

- La cancelación de carreras como Volta a Cataluña y Vuelta al País Vasco. Y entrenar en casa sin un objetivo claro.

- ¿Echarás de menos algo de este periodo?

- El rodillo, no (ríe) No echaré nada a faltar. Preferiría que no se volviera a repetir.

- ¿Estuviste pendiente de las noticias o preferías evadirte?

- Sí, a diario. La mayoría de noticias eran malas, pero prefería estar al corriente de lo que sucedía.

- ¿Has desterrado definitivamente el rodillo de tu vida o no ha sido para tanto?

- No me llevo del todo bien con él, aunque hay programas que te permiten hacerlo más ameno en compañía de amigos. Este periodo me ha servido para comprobar que el rodillo es una opción a tener en cuenta los días desapacibles.

- La carrera que más rabia te ha dado perderte a causa de la situación provocada por la pandemia.

- La Vuelta al País Vasco, que estaba preparando con mimo y a la que llegaba en buena forma. El año pasado ya tenía pensado disputarla, pero me puse enfermo en la Volta a Cataluña y también me la perdí. Queda marcada, por tanto, para 2021.

- ¿Cuál es tu principal objetivo en lo que queda de año?

- Como las oportunidades serán reducidas, quiero empezar lo más fuerte posible. Burgos, por ejemplo, es una carrera que se adapta a mis características. Y por supuesto, prepararme lo mejor posible para La Vuelta, a la que acudiré con un punto más de experiencia.

¿Crees que las carreras y sus resultados serán diferentes con este largo parón y las dificultades para entrenar?

- Puede haber sorpresas. Gente que esté mejor o peor de lo que se pensaba. Quizá se corra de manera más atrevida, con muchos ciclistas que
finalizan contrato tratando de dejarse ver.

- ¿Afectará este periodo sin competir a tu evolución como ciclista?

- No. Me lo tomo como un paréntesis. Además, suelo coger la forma bastante rápido. El parón ha sido a nivel mundial y todos partiremos en las mismas condiciones.